Luego de que Marisa Graham fue confirmada como defensora de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes por la Cámara de Diputados, ahora un grupo de legisladores oficialistas están en rebelión contra Emilio Monzó, a quién le expresaron a través de una carta su rechazo a esta designación. La polémica gira en torno al debate de la práctica abortiva, a la que Graham pide su legalización.

_____________________________

La interna en Cambiemos/Juntos por el Cambio se reavivó dentro del Congreso de la Nación, y es que varios diputados oficialistas se encuentran en una especie de «rebelión» tras la designación de Marisa Graham como defensora de los Derechos de las niñas, niños y adolescentes.

Los legisladores, en su gran mayoría de Cambiemos, se expresaron en contra de la designación a pesar de que la había impulsado el propio gobierno nacional. Lo hicieron en una carta dirigida al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

La carta dirigida a Monzó la firmó un grupo de 47 diputados nacionales del oficialismo en la que manifestaron su rechazo a la designación de la abogada Marisa Graham como Defensora del Niño, Niña y Adolescente, aprobada ayer 27/06 por la Cámara baja a mano alzada.

Es la primera vez que legisladores oficialistas recurren a esta estrategia, lo que da cuenta también de las crecientes tensiones internas en el interbloque.

Entre otras firmas, se destacan las del presidente del bloque PRO Nicolás Massot, Jorge Enriquez, Cornelia Schmidt-Liermann, Pablo Torello, Carmen Polledo, Gabriela Burgos, Paula Urroz, Ezequiel Fernández Langan, Gastón Roma, Héctor Stefanni, Javier Pretto y Lucila Lehman. Los firmantes consideran que la designación de Graham es “apurada” y no toma en cuenta las disidencias.

La designación de la primera Defensora del niño aún debe ser aprobada por el Senado.

La estrategia también refleja una crisis interna del interbloque oficialista, potenciada por la crisis del cierre de listas, que dejó afuera a legisladores como el propio Monzó y Daniel Lipovetzky, uno de los más activos a favor de la despenalización del aborto.

El cargo de Defonsora de los Niños se encontraba vacante desde su creación en el 2005, aunque en 2015 el Poder Ejecutivo había intentado concursar el cargo con una terna que resultó fuertemente criticada por colectivos antiabortistas, por lo que se suponía que se iba a dejar el nuevo debate para después de las elecciones.

Sin embargo, para evitar que la Cámara Baja continúe paralizada en medio de la campaña electoral, se decidió presentar el proyecto en el recinto con el compromiso de que luego se trate un Protocolo para agilizar las inversiones en el Mercosur. Fue clave en esta negociación el rol de la diputada oficialista Silvia Lospennato, de recordada intervención en el debate sobre la despenalización.

En el mismo sentido, una iniciativa ciudadana difundida a través de la plataforma Change.org, que ya cuenta con casi 30 mil adhesiones, plantea la “Impugnación a designación de Marisa Graham como Defensora del Niño”, argumentando que la Bicameral que la propuso estaba “formada por confesos militantes del Aborto (salvo 2 legisladores)”. Y añade: “Nunca una militante abortista podría asegurar la defensa de los Niños, ya que la Argentina ha adherido a la Convención de los Derechos del Niño en el Art. 2 de la Ley 23.849, cuya reserva en el Art. 1 considera niño a toda persona desde la concepción hasta los 18 años, razón por la que no puede ser defensor quien cree que puede ser legal abortar”.

Compartinos: