Dos diputados nacionales del FpV, Ramiro Fernandez Patri y Beatriz Lotto, ambos de Formosa, mantienen en vilo la votación por la legalización del aborto. Por distintos motivos y casi en aislamiento, se llevan la incertidumbre y la atención de los que llevan los conteos.

Para Lotto el problema es religioso, pero no de creencia, si bien ella es practicante, el problema es el rol que cumple en un instituto religioso de su provincia. Según cuentan, ella había manifestado su voluntad de votar a favor expresamente, pero por ser protectora del Instituto Don Bosco de su provincia, varios alumnos, profesores y hasta el obispo, llamaron a su despacho.

Por otra parte, Fernandez Patri se debate en su interior. Dicen que en una reunión de bloque dijo “que le costaba votar a favor” por concepciones internas. Su entorno familiar y el clima político lo empujan a tener más dudas.

Con el virtual empate, la definición de estos dos votos, e incluso, su presencia o no en el recinto, cobra a cada minuto mayor importancia.

Compartinos: