El Gobierno volvió a marcar sus diferencias con el kirchnerismo al considerar que Aníbal Fernández en sus críticas a María Eugenia Vidal «está reconociendo a un femicida» y aseguró que el oficialismo es «prudente y respetuoso de la veda electoral».

En declaraciones a la prensa acreditada en la Casa Rosada al término de la reunión del gabinete nacional encabezada por el presidente Mauricio Macri, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, hablaron sobre temas de actualidad política.

Ante una consulta sobre la resolución en la que el fiscal electoral Jorge Di Lello le recordó esta semana al Gobierno en cuanto a la «prohibición de la inauguración de obras públicas» en los últimos 15 días de la campaña electoral, De Andreis respondió que mantienen «la prevención de no violar la veda».

«Lo tenemos en cuenta. Somos prudentes y respetuosos del tema de la veda, por eso no realizamos inauguraciones ni anuncios en este momento», dijo el funcionario.

«Lo que estamos haciendo son recorridas por las distintas provincias», consideró, que se enmarcan en «la responsabilidad de seguir gobernando en el medio de la campaña».

Para De Andreis, el Gobierno tiene desde el primer día «la decisión política de estar en el territorio», recorriendo el país. «Lo seguimos haciendo, siempre con la prevención de no violar la veda», apuntó.

Sobre las declaraciones de Aníbal Fernández, que había asegurado que prefería dejar sus hijos con Barreda antes que con Vidal, Stanley consideró que «cuando uno defiende causas de género, estas cosas no se pueden permitir».

«Básicamente está reconociendo a un femicida», dijo sobre el cuádruple asesino. Agregó que «no hay explicación posible» a sus dichos, y lamentó «que no haya habido el repudio suficiente de las personas de su mismo espacio político».

También se refirió al escrache sufrido por el periodista y candidato a intendente de Avellaneda de Juntos por el Cambio, Luis Otero. «Repudiamos todo tipo de escraches, hemos fijado posición y lo hemos hecho en todas las campañas», sostuvo la ministra. «No lo compartimos y no es un método que utilicemos», recalcó.

Finalmente, la funcionaria aseguró que el Gobierno va a «seguir trabajando como lo hizo hasta ahora», y consideró que hay en juego «dos miradas sobre la Argentina».

«Una tiene que ver con la democracia, la transparencia, el cuidado de las instituciones, que la plata vaya a las obras y a ningún otro lado y una campaña de cuidado de los argentinos», dijo sobre su sector.

Y consideró que del otro lado hay «una Argentina que no solo ya vimos, sino que siguen proponiendo».

«Se cuestiona a la Justicia cuando hace su trabajo» y «tiene que ver con la corrupción», opinó.

«Podríamos haber llegado a ser Venezuela», apuntó Stanley, para quien «lo que se dirime es esto» en las elecciones de este año.

Compartinos: