El Gobierno enviará un proyecto para crear un nuevo impuesto y la oposición salió a rechazarlo

El gobierno nacional anunció la implementación de un nuevo impuesto al que denominó “renta inesperada”, tributo que afectará a aquellas empresas que tuvieron ganancias superiores a los 1000 millones de pesos en el último año. Tras el anuncio, la oposición salió a rechazar la idea oficialista.

En concreto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, informó que se convocará a todos los sectores productivos para «la construcción de un mecanismo» que permita «capturar algo» de la «renta inesperada», es decir, las ganancias extraordinarias que tuvieron las empresas (sobre todo de bienes de primera necesidad) en medio de la crisis generada por la guerra en Europa del Este.

«En los próximos días convocaremos a todas las fuerzas para la construcción de un mecanismo que nos permita capturar algo de la renta inesperada, producto del shock que implica la guerra, que hace que sectores de la economía tengan una renta extraordinaria. Se busca capturar algo para que el Estado pueda llevar a adelante un desarrollo equitativo y atacar los problemas de los sectores más vulnerables», argumentó el ministro.

El funcionario señaló algunos lineamientos básicos sobre quiénes estarían alcanzados por la medida, como por ejemplo aquellas empresas que obtuvieron ganancias absolutas mayores a los 1000 millones de pesos o quienes superaron su ganancia neta imponible respecto al año anterior, durante los últimos meses.

Sin embargo, se especificó que si esas ganancias o esa misma renta «se canaliza hacia la reinversión», el monto de la contribución «será menor».

«Como sociedad, tal como pasa en gran parte del mundo, con la guerra tenemos un problema y debemos contribuir a una solución, y esa es la convocatoria del Gobierno. La Argentina está avanzando en la resolución de problemas para seguir en la senda de la recuperación económica», cerró.

La reacción de la oposición

Distintos referentes de la oposición salieron hoy a rechazar la propuesta que lanzó el Gobierno Nacional sobre crear un nuevo impuesto sobre las «rentas inesperadas» de las grandes empresas.

Las repercusiones llegaron desde todo el arco político, luego de que confirmara que hará una convocatoria a todos los sectores para tratar de implementar el proyecto, ya que eso requiere de un proyecto de ley a tratarse en el Congreso.

La iniciativa que pretende la Rosada alcanzaría a empresas de ganancias anuales de más de 1.000 millones de pesos, detalló Guzmán, quien aclaró que sólo «el 3,2%» de las firmas del país tienen esa clase de ingresos.

Sumado a lo que ya había anticipado el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el titular del bloque de diputados nacionales del PRO, Cristian Ritondo, expresó en diálogo con radio Rivadavia que «la Argentina no puede soportar nuevos impuestos».

A su turno, la líder del PRO, Patricia Bullrich, sostuvo en su cuenta de la red social Twitter: «Presidente: ¡no basta con parches, hay que cambiar el rumbo! El Estado debe reducir drásticamente sus gastos improductivos, alentar la inversión en vez de castigarla y rebajar impuestos en vez de aumentarlos».

El diputado nacional de Juntos por el Cambio por la provincia de Buenos Aires Emilio Monzó señaló que «el único plan del Gobierno ante la crisis es la creación y el aumento permanente de impuestos a sectores productivos, cuando lo que se necesita es una reforma del sistema tributario».

«Queremos dar ese debate, pero rechazamos que se siga presionando a los que trabajan y dan empleo», subrayó el ex titular de la Cámara baja.

Por la UCR, el jefe del interbloque de senadores de Juntos por el Cambio Alfredo Cornejo sostuvo: «Tenemos el gobierno de los bonos y el apriete impositivo. No se les cae una idea productiva ni un plan serio».