Este jueves 29/08 se conoció que el Gobierno nacional publicó en Boletín Oficial, con la firma del presidente Mauricio Macri y todo el Gabinete un Decreto de Necesidad y Urgencia 596/19 (DNU) donde se establece un nuevo cronograma de pagos para los títulos de deuda con vencimiento en el corto plazo (Letes, Leliqs y Lecap). En paralelo, envió un proyecto de ley al Congreso para promover una extensión de los plazos de deuda en jurisdicción local.

Tras el anuncio del ministro de Hacienda Hernán Lacunza para extender los plazos de pago de Letes, Lecap, bonos de mediano y largo plazo, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) firmado por el presidente Mauricio Macri y el Gabinete. En paralelo enviará un proyecto de ley al Congreso para promover una extensión de los plazos de deuda en jurisdicción local. El Ejecutivo además iniciará un diálogo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para discutir un alivio al calendario de devolución del préstamo.

Como se encuentra actualmente el Congreso, en parálisis electoral y sin mayorías claras, difícilmente se avance en este punto, donde el oficialismo además le dejará a la oposición la iniciativa de buscar mayorías para voltear al decreto en un contexto crítico.

La medida alcanzará a la mayor parte de la deuda argentina, que en los últimos meses sufrió ventas masivas por parte de inversores ante la incertidumbre política por la derrota del oficialismo en las elecciones primarias. Según el ministro de Hacienda con esta decisión se logrará aliviar la carga de deuda y dar mayor margen de maniobra al Banco Central para usar reservas y contener al dólar.

El DNU 2019-296 argumenta la decisión para «facilitar que la República Argentina honre el cumplimiento de sus compromisos financieros y pueda despejar la incertidumbre derivada de las dificultades de acceso al financiamiento». En este contexto el documento indica que «resulta urgente y necesario crear un marco de sustentabilidad de la deuda pública de corto plazo que, junto con las demás medidas de política fiscal y monetaria que adopten las autoridades nacionales, genere un cambio de expectativas».

Sobre el escenario que llevó a tomar esta medida, el DNU recuerda que el año pasado la economía nacional fue afectada por la sequía, que impactó fuertemente sobre la producción agropecuaria, y advirtió además sobre la devaluación producto de «una reversión en los flujos internacionales de capitales producto de medidas exógenas de política monetaria».

Afirma que esta situación «dio origen a un estado de incertidumbre en los mercados financieros, puesta de manifiesto por la pronunciada y sostenida caída de los precios de negociación de los títulos representativos de deuda pública nacional, que se hizo evidente en el resultado de las recientes licitaciones del pasado 13 y 28 de agosto de Letras del Tesoro Nacional, que indican una pérdida de acceso a nuevo financiamiento a través de los mercados«.

Compartinos: