El Gobierno presentó un proyecto de ley para castigar a las personas que le mientan a la Justicia. El proyecto ingresó en en la Cámara de diputados.

La iniciativa, en la que trabajaron los ministros Patricia Bullrich (Seguridad) y Germán Garavano (Justicia), prevé penas de prisión de un mes a cuatro años -con multas que llegan hasta los $300.000- a las personas que «siendo parte en un proceso judicial o procedimiento administrativo a sabiendas afirmare una falsedad o negare la verdad en todo o en parte, en cualquier presentación oral o escrita hecha ante autoridad pública».

Si el engaño se cometiera en una causa criminal en perjuicio del imputado, la pena será de dos a 10 años de prisión y la multa podría ser de hasta $600.000.

Se trata de un cambio de fondo, según explicaron desde la Casa Rosada. «Es un cambio cultural», describieron fuentes oficiales. Desde el Gobierno reconocieron que la iniciativa despertará polémica y esperan una férrea resistencia el del kirchnerismo y la izquierda.

«El objetivo es evitar que se mienta a los jueces. Hasta ahora era un principio admitido en la Argentina, sobre todo en la jurisprudencia penal, que los procesados imputados, en ejercicio de ese derecho que les garantiza la Constitución de no declarar contra sí mismos, podían mentirle a los jueces diciendo cosas que no eran ciertas», señaló el diputado Pablo Tonelli.

Y agregó: «este proyecto busca cambiar ese principio y establecer que si alguien decide declarar, en un juicio penal o proceso administrativo, debe decir la verdad».

«El falso testimonio va a seguir existiendo, pero eso es para quienes declaran como testigos. El proyecto se refiere a quienes declaran en un juicio como procesados o imputados. Los testigos siempre tuvieron la obligación de decir la verdad, por eso antes que declaren se les toma juramento, ese delito ya está previsto en el Código Penal», sentenció.

«En el código actual no es obligatorio decir la verdad, entonces uno puede dar un falso testimonio sin que tenga ninguna consecuencia. Es realmente increíble, eso no está bien», agregó.

La figura de falso testimonio ya existe para los testigos que declaran en un juicio penal, incluso la pena se agrava si las afirmaciones perjudican al acusado. La novedad de este proyecto es que castiga a los acusados que mientan para defenderse, a sus abogados cuando faltan a la verdad, y a los que litiguen en casos civiles y comerciales mintiendo.

«Servirá para dejar bien en claro quién defiende la verdad y quién la mentira», agregaron cerca del presidente Mauricio Macri.

La clave, según el Gobierno, es que la garantía constitucional a no incriminarse no genera el derecho a mentir. «Tenés derecho a no declarar, pero no a desviar la acusación», describieron fuentes oficiales.

El Presidente había dado un indicio hace poco más de dos semanas cuando presentó el anteproyecto del nuevo Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, que en los artículos 6, 10, 15 y 16 habla del deber de decir verdad para las partes.

El jefe del Estado destacó que la iniciativa incluía el deber de declarar la verdad en la instancia judicial porque «aunque parezca una obviedad increíble no mentirle a un juez, en el código actual no es obligatorio». Y agregó: «Y uno puede dar un falso testimonio sin que esto tenga ninguna consecuencia. Y eso no está bien».

Compartinos: