El oficialismo en Diputados estimó que «en diciembre» se estará votando el aborto en el Congreso y Alberto F mete presión para que se apruebe

El oficialismo en la cámara de Diputados le dará un rápido tratamiento al proyecto enviado por el Ejecutivo para legalizar la práctica abortiva en el país. Así lo confirmó la diputada nacional Cecilia Moreau, que afirmó que «para diciembre» se estaría votando la ley. En paralelo, el Presidente de la nación mete presión sobre la iniciativa que envió y hoy 19/11 en una entrevista periodística aseguró que «hará todo lo posible» para que se convierta en Ley.

La presidenta de la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, estimó hoy que «en diciembre» se podrá votar el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el recinto de la Cámara baja y aseguró que «acelerar» el análisis no significa «no debatir».

«Ha dejado de ser un tabú que existen abortos de manera clandestina. No necesitamos todos los tiempos de 2018; ya lo discutimos y ya se expresaron», afirmó Moreau al referirse al debate de la iniciativa enviada el martes último por el Ejecutivo junto con la que crea el Plan de los 1.000 Días para el acompañamiento de la maternidad y los tres primeros años de vida de niños y niñas en situación de vulnerabilidad.

En declaraciones radiales, la vicepresidenta del bloque de diputados del Frente de Todos sostuvo se dará el tiempo «para que se expresen todos los que quieran hacerlo» y remarcó que ambas iniciativas «se pueden discutir juntas».

En ese sentido, la presidenta de la Comisión de Legislación General, cuerpo asesor clave en esta discusión, recordó que «en 2018 tuvimos un debate muy amplio y participativo», al destacar que «el proyecto es muy parecido, con lo cual se puede dar toda la información del debate de 2018».

Sin embargo, la diputada del Frente de Todos aclaró que «acelerar no es no debatir» y consideró que «con un par de semanas de discusión del proyecto de aborto debería ser suficiente si no se quiere entorpecer el tema».

En ese sentido, Moreau aseguró que «se tiene que discutir en un plenario de varias comisiones» y consideró que «la ley de aborto y la de los 1.000 días se pueden discutir juntas».

«Calculo que en diciembre podemos estar votando la ley de aborto», aseveró la diputada del Frente de Todos.

Tras recordar que «en 2018 (Emilio) Monzó tuvo una posición equidistante y garantizó que todas se puedan expresar», Moreau dijo que el presidente Alberto Fernández «cumplió con una promesa y no especuló como hizo (Mauricio) Macri».

  • «Tengo la convicción de que van a salir los dos proyectos, el de aborto y los 1.000 días», afirmó Moreau.

«Espero que el aborto tenga un amplio consenso», confió la diputada del Frente de Todos, al señalar que «dentro de nuestro bloque hay diputados que no están de acuerdo con el aborto y hay libertad de acción».

Alberto Fernández mete presión:

Por su parte, el Presidente de la nación ya mueve sus fichas para que el proyecto que envió al Congreso se convierta en Ley.

Alberto Fernández reiteró hoy que ,con el proyecto enviado al Congreso sobre legalización del aborto, no se está haciendo obligatoria esa práctica sino que se busca «garantizar la vida de la mujer que enfrenta un embarazo», y se manifestó confiado en que en esta oportunidad la iniciativa será sancionada por el Congreso.

«Creo que estamos en condiciones de que esta vez el aborto se convierta en ley», dijo el mandatario esta mañana en declaraciones radiales, en las que agregó: «Esta vez no habrá un presidente llamando a un gobernador para que sus senadores voten en contra».

«Yo el primero de marzo anuncié que íbamos a mandar el proyecto; lo teníamos avanzado pero el 19 de marzo vino el coronavirus y el aislamiento y yo lo que no quería era sumar más estrés al sistema sanitario», explicó el Presidente sobre los tiempos que se tomó para enviar el proyecto.

«Aún cuando es cierto que los abortos se producen por vía farmacológica, yo lo que busqué es que afloje un poco la tensión sanitaria, y que si una mujer necesita el sistema sanitario no tenga que estar bajo el estrés de una pandemia», agregó el jefe de Estado.

Sobre las chances de que esta vez se apruebe la iniciativa, y al comparar la situación actual con el proyecto de legalización del aborto rechazado por el Parlamento en 2018, el mandatario indicó: «Yo entiendo que estamos en condiciones de que esto se convierta en ley».

«La diferencia con otros tiempos es que más allá de la enorme lucha del movimiento feminista por esto, yo la verdad me siento el primer abanderado de este reclamo», sostuvo.

«No es un presidente que cumplió mandando una ley para que no digan que no cumplió. Es un Presidente que activamente se ocupa para que salga, y yo haré todos los esfuerzos para que este proyecto se convierta en ley», manifestó.

Tras rechazar los episodios de violencia contra algunas militantes feministas de las últimas semanas, Fernández insistió en que «no se trata de aborto sí o aborto no, porque los abortos siguen ocurriendo».

«Aquí lo que discutimos es si los abortos se hacen en clandestinidad, con todo el riesgo que ello implica, o podemos hacer abortos en los hospitales públicos y dándoles las condiciones sanitarias a las mujeres que los piden», argumentó el Presidente.

En ese sentido, aseveró que «no estamos haciendo obligatorio el aborto» y remarcó que junto con el proyecto de legalización de la interrupción del embarazo el Gobierno envió al Congreso el proyecto conocido como «Plan de los 1000 Días», que implica una asistencia integral a la mujer durante el embarazo y la primera infancia de su hijo.

«Por eso mandé las dos leyes juntas, para terminar con la hipocresía. La mujer que quiere seguir adelante con el embarazo, bienvenida sea, y tendrá el hospital público para atenderse; y la que decida interrumpirlo, que sepa que no pondrá en riesgo su salud y su vida», aseveró.

Al opinar sobre el trámite parlamentario, Fernández pidió que los legisladores «debatan lo que haga falta» y garantizó que, en ese marco «lo que no va a haber es un ningún Presidente llamando a un gobernador para que sus senadores voten en contra».

Al ser consultado sobre los reparos de la Iglesia a que este proyecto de interrupción legal del embarazo se convierta en ley, indicó: «Yo soy católico, pero tengo que resolver un problema de la salud pública».

También opinó que en la historia de la Iglesia hubo distintas miradas sobre la cuestión y recordó que «Santo Tomás o San Agustín decían que había dos abortos, uno que merecía castigo y otro no. Y marcaban los abortos no punibles entre los 90 y 120 días de embarazo».

Y continuó: «La Iglesia siempre valoró la existencia del alma antes del cuerpo y entonces sostenían que había un momento donde la madre advertía la entrada del alma al feto, entre el día 90 y 120, porque sentía movimientos en su vientre, las famosas pataditas».

De esta forma, concluyó, «la Iglesia también tuvo en sus padres una visión sobre el embarazo y fíjense ustedes lo complejo que es todo esto».

«Esto se lo dije al secretario de Estado (del Vaticano) cuando visité al Papa en febrero y él cambió de tema», expresó el Presidente y concluyó: «Lo único que demuestra es que es un dilema de antaño de una gran rama de la Iglesia».

Deja una respuesta