El plan de conectividad del Gobierno Provincial no aprovecha las capacidades existentes. Por Mario Barletta

A principios de este 2020 la pandemia nos obligó a recluirnos en nuestros hogares para preservarnos del contagio masivo y la educación fue sin dudas, la actividad más golpeada con escuelas cerradas desde el 16 de marzo.

Las aulas se convirtieron en reuniones de zoom, los cursos en grupos de whatsapp, los padres en docentes, los docentes en padres. Los niños y jóvenes se enfrentaban a una dura realidad: La desigualdad tecnológica en las instituciones educativas.

Es por ello que, preocupados por la realidad que nos afecta, presentamos al gobierno un Plan de Conectividad que permita poner en igualdad de condiciones a todos los santafesinos sin importar en qué lugar de la provincia donde se encuentren.

Si bien el proyecto fue aprobado en la Cámara de Diputados, el Gobierno Provincial presentó una propuesta diferente, sin tener en cuenta nuestro aporte. Entiendo que en estos momentos difíciles tenemos que aunar esfuerzos y trabajar en pos de la igualdad de oportunidades para todos los santafesinos, pero en dicho proyecto vemos algunas cuestiones que no se han tenido en cuenta a la hora de diseñar la propuesta y que entendemos prioritarias para poder avanzar en un proyecto concreto, viable y superador.

Algunos puntos importantes que se deben tener en cuenta a la hora de diseñar una propuesta de esta magnitud:

El Proyecto sobre Conectividad para las escuelas que propone el Gobierno Provincial no aprovecha las capacidades existentes.

Sugieren 80 millones de USD entre tendido de fibra óptica y radioenlace, sin contemplar el territorio y la red completa de prestadores de este servicio.

Tampoco prevé el trabajo cooperativo con los proveedores locales. Castiga injustamente a los prestadores preexistentes que brindan servicio e invierten ingresos para mantenerlos y se desvincula de la planificación estratégica nacional en conectividad.

Con este programa, estamos creando una PYME para competir muy en desventaja con monstruos de empresas, restando fuerza y poder de regulación en el mercado de la conectividad.

El proyecto no especifica qué ancho de banda aportarían los radioenlaces a las 165 localidades, por lo que no se puede establecer el costo y si sería suficiente para el tipo de actividad que se prevé.

El Gobierno Provincial debería gestionar los recursos en el ENACOM, asignando fondos a prestadores de servicios de TIC en el marco del programa nacional para atender prestaciones a los sectores vulnerables.

No se prevé las conexiones internas en las escuelas. Estas tienen que contar con el equipamiento informático necesario para aprovecharlo didácticamente. Este tipo de “conexión interna” no está prevista en el diseño del proyecto ni tenida en cuenta en sus costos.

No está previsto una estructura de mantenimiento de la red y de soporte técnico. Tampoco se prevé la capacitación técnica para operarios dentro de las dependencias públicas que estarían conectadas a esta red provincial.

El proyecto SERVICIO DE CONECTIVIDAD EDUCATIVA que elaboramos con el Diputado Alejandro Boscarol, debería ser tenido en cuenta porque:

  • Puede implementarse de manera inmediata
  • Tiene en cuenta la realidad territorial de conectividad, la infraestructura y la red de proveedores locales
  • No requiere de préstamos que endeuden a la provincia
  • Existe una correlación armoniosa entre los fines y los medios
  • Fue realizado con el asesoramiento del Centro de Telemática de la UNL con el objetivo de garantizar el derecho a la inclusión digital e impulsar dinámicas de trabajo a través de metodologías y estrategias innovadoras.
Mario Barletta, ex embajador argentino en Uruguay

Deja una respuesta