El Pro avanza con la ley de trapitos

Ante las quejas de algunos vecinos, reflejadas en los medios, sobre que este fin de semana en las inmediaciones del predio de La Rural, durante la exposición de la Feria del Libro, hubo un gran despliegue de “trapitos” con “chalecos ilegales”, el oficialismo porteño insiste a opositores para que acompañen para prohibir a los cuidacoches.
El primero en retomar el debate fue el diputado porteño del Pro Roberto Quattromano que, junto a Cristian Ritondo, es autor de la ley para vedar la actividad en cuestión. “Mientras la oposición ponga trabas, los vecinos son rehenes de la mafia de los cuidacoches”, asestó.
Para el legislador que pertenece al espacio peronista dentro del macrismo, la actividad de los cuidacoches “no parará hasta que no tengamos la ley aprobada”.
“Estas mafias se enteran de acontecimientos, se instalan y extorsionan a los automovilistas”, manifestó.
Así, Quattromano sostuvo: “debemos tener una ley que nos cuide, por eso tenemos que tomar conciencia de estas acciones y darnos cuenta que no se puede vivir extorsionados”.
“Los porteños nos votaron para que legislemos para ellos y no para estas mafias”, agregó como un mensaje indirecto al proyecto del Frente para la Victoria para crear un registro de cuidadores de vehículos y no prohibir la práctica.
Por su parte, el legislador del Pro y titular de la Comisión de Seguridad, Daniel Presti, expresó: “el espacio público no se negocia”.
“Hay que prohibir a los ‘trapitos’: es una actividad ilegal, extorsiva y de apropiación del espacio público”, evaluó.
Según Presti, desde el Estado “trabajamos para garantizar la tranquilidad a quienes transitan o estacionan en la Ciudad”.
Para fundamentar esa postura, recordó el proyecto para prohibir a los cuidacoches propuesto por Ritondo y Quattromano, y marcó que se brinda “las herramientas necesarias a la Justicia para acabar con los negocios y mafias”.

Deja una respuesta