En Diputados, los trabajadores de Lear denunciaron a la autopartista por obrar ilegalmente

Los trabajadores miembros de la comisión interna de la empresa autopartista Lear Corporation manifestaron el viernes en una conferencia de prensa que se realizó en el anexo de la Cámara de Diputados movimientos ilegales de la compañía. Indicaron que la empresa está realizando maniobras de vaciamiento de la actividad para reducir, mediante despidos y suspensiones, su plantilla de empleados para poder aumentar su ganancia.

Lear es una empresa multinacional que fabrica los cables con los que Ford equipa los dos modelos de automóviles que se producen en Argentina: el sedán Focus y la camioneta Ranger. Los trabajadores denunciaron que Lear construye 100 piezas menos diarias de las que necesita Ford para sus vehículos. “O están sustituyendo la mano de obra argentina o cien autos salen sin cables”, aseveró Gustavo, miembro de la comisión interna.

En ese sentido consideraron que la multinacional busca bajar su performance para ocasionar la sensación de subproducción y fundamentar los despidos y suspensiones de, hasta ahora, 200 trabajadores (100 suspendidos sin goce de sueldo y 100 despedidos). La empresa contaba con una planta de 820 empleados, pero en lo que va del año la redujo a 650 mediante otra metodología, el retiro voluntario.

A todo esto, el Ministerio de Trabajo planteó la conciliación obligatoria y que los despedidos y suspendidos sean reincorporados. Sin embargo la compañía no acató. En consecuencia, los trabajadores están llevando a cabo un plan de lucha para instalar su posición y defender sus puestos de trabajo.

El lunes y martes de la semana pasada cortaron la autopista Panamaricana y fueron reprimidos por la Gendarmería Nacional. En la conferencia de prensa, los representantes de los operarios de Lear pusieron el foco en que ellos estaban actuando bajo la ley y fueron reprimidos con carros hidrantes, balas de goma y la fiereza del aparato represivo, pero que cuando Lear desoye la conciliación, despide irregularmente y obra ilegalmente, reciben el apoyo del Estado.

Deja una respuesta