El senador provincial Raymundo Kisser (Cambiemos – Paraná) analizó los dichos del presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Emilio Castrillón, y valoró sus planteos al advertir que “hay una Justicia que no funciona”.

En declaraciones realizadas a programa radial, Kisser sostuvo que las declaraciones del magistrado “es algo que todos venimos viendo y algunos lo venimos denunciando hace mucho tiempo”. “La verdad es que hay una Justicia que no funciona. Castrillón es un hombre controvertido, no tengo afinidad política con él e incluso profesionalmente tampoco, pero debo reconocer que ha tenido la buena intención de mejorar el perfil de la Justicia pero se ha encontrado con algunos escollos que ha tenido la valentía y el coraje de denunciar”, sentenció.

Respecto de la denuncia sobre la existencia de “mafias” que hizo el presidente del STJ, el legislador aseveró que “más allá de los términos, hay una realidad: la justicia no funciona y las causas de corrupción no pueden tener la eternidad que tienen, y ahora alguien de adentro lo dice e incluso realmente señala con nombre y apellido quienes son los que probablemente están demorando estas causas y vemos que algunos prescriben y otras se diluyen”.

En tal sentido, planteó que “el sistema democrático y republicano no funciona si no hacemos un control más riguroso de la corrupción”.

Asimismo, apuntó que “hay todo un sistema perverso que se ha instalado desde hace muchos años para favorecer la corrupción” y como ejemplo, mencionó “el enriquecimiento de algunos funcionarios que llegan a ocupar cargos en la legislatura o la administración pública, con una impunidad total”. “El gran debe que tiene la Justicia, y cuando hablo de Justicia no hablo solamente del Poder Judicial en sí, sino también del Ministerio Público Fiscal que ahora tiene autonomía y del Ministerio Público de la Defensa, pero también del Colegio de Abogados”, aclaró.

En ese marco, sostuvo que “hay un Colegio de Abogados muchas veces complaciente con todo esto, como espectador” y reclamó que “la moralidad y la credibilidad en la justicia la generamos todos, también los abogados que somos auxiliares de la Justicia y desde la propia administración judicial. Más allá del contenido de los fallos y la sapiencia de los jueces, hay cuestiones que se deben resolver en tiempo y forma y ser expeditivos, porque una justicia que no llega a tiempo deja de ser justicia, máxime con temas sensibles”.

Fuente Analisis Digital

Compartinos: