Entrevista| María Eugenia Catalfamo: «Hay que enseñarle a los más chicos que fue el Peronismo»

María Eugenia Catalfamo ostenta el título de ser una de las Senadoras más joven del recinto. Nacida en San Luis, viene de una estirpe política y peronista que marcó su camino hacia la política de manera inexorable.

“Creo que lo llamaron antes a mi papá para decirle que me llegaría la propuesta que a mi” recuerda al momento de evocar como fue el día exacto en la que enfocaría su proyecto para ocupar una banca en el Senado de la Nación.

En su despacho del Congreso, en la que asoma un busto de Eva Perón y las paredes retratan los colores y el escudo de San Luis, la Licenciada dialoga con NCN sobre el presente, la política, las juventudes y su tierra.

Repensando fugazmente su trayectoria vale resaltar que estudió Comunicación Social en la Universidad Nacional de Córdoba y trabajó en el área de prensa del gobierno de San Luis. En 2015, fue jefa de comunicación de la Universidad de La Punta, y en mayo de 2017 se convirtió en secretaria de Juventud del gobierno de esa provincia.

“Siempre creí que me desarrollaría en lo que siempre me gustó y aun me gusta, que es la comunicación, aunque también es cierto que desde chica me interesó la militancia. Acompañaba a mi mamá en cada acto, en cada campaña, cantaba los “jingles” político (NR: Refiere al tema musical cantado o canción breve utilizada con fines publicitarios) que aparecía” recuerda Catalfamo y sostiene que “aún al irme a estudiar a Córdoba, sabía que volvería a mi provincia, a trabajar por ella”.

Fue justamente a través del periodismo que tuvo la oportunidad de acercarse a Alberto Rodriguez Saá, su mentor en la política y el nombre que reitera en cada momento de la charla cuando habla de “liderazgos, referentes y modelos a seguir”.

Vuelve con su memoria el tiempo atrás y comenta que fue el político puntano quien decidió “darle un protagonismo mayor a los jóvenes en la provincia, creando la secretaría de la Juventud”.

En las elecciones legislativas de 2017, fue candidata a senadora nacional por San Luis, en la lista que encabezaba el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá. Desde entonces defiende “con enorme orgullo los intereses de mi provincia” afirma.

Claro que no fue todo “color de rosas”, si bien tuvo el respaldo de Rodriguez Saá, quien además le dio “libertad plena para votar y decir lo que sentía, lo que mis convicciones me dictaran”; los primeros meses tuvo que lidiar algunos “destratos”: “Cuestiones que tienen que ver con pedir la palabra y que no te la den, o el hecho de que la ex presidenta del Senado, Gabriela Michetti, confundiera mi apellido o dijera que era de San Juan” sostiene.

Situaciones que no logran aun tener un “porqué” en su pensar interior: “No sé porque suceden esas cosas y tampoco me detengo mucho en analizarlas. Trato de ir para adelante siempre, si no es por ahí iré por otro lado, pero avanzando siempre. De todas formas creo que ese paradigma va cambiando, porque las nuevas generaciones llegan con otros pensamientos. Hoy hay un buen grupo de Senadores, no tenemos diferencias y nos llevamos bien entre todos. Incluso entre las mujeres tenemos una muy buena relación entre todas. Yo creo que cuando llegan las ampliaciones de derechos o las nuevas ideas a un lugar, lo hacen para quedarse y mejorarlo todo” afirma.

El presente encuentra a Catalfamo segura, decidida y enfocada a darle voz a las nuevas generaciones.  Esa es su prioridad principal desde su banca. En este aspecto impulsa un proyecto de ley para la creación de la Comisión de Juventudes.

Que los más jóvenes sean una política de Estados indistintamente del “color” de Gobierno que conduzca los destinos de Argentina es el objetivo primordial.

“Queremos que los derechos de las juventudes se cumplan, siendo uno de los sectores más vulnerables. Las personas entre 18 y 29 años representan el 22% de la población en Argentina. Hablamos de chicos que tienen un montón de necesidades e inquietudes, como el acceso al primer empleo y el primer hogar, o el terminar sus estudios” resalta la Senadora.

“Esta ley es el puntapié para establecer distintos proyectos en torno a los jóvenes. Si le damos jerarquía de ley, logramos que trascienda los gobiernos y no suceda lo mismo como lo ocurrido con el programa Progresar, que era inclusivo y solidario hasta que la gestión macrista lo volvió meritocrático y dejó de cumplir sus objetivos principales. Con una ley de Juventudes va a ser más difícil derogar estas medidas” destaca.

Las juventudes es un tema trascendental para la Senadora. No solo en cuanto a favorecer con iniciativas su presente y su futuro, sino como objetivo para que, desde la política, se los vuelva a involucrar.

“Desde aquellos Jóvenes que capto el kirchnerismo, con la llegada de Néstor, no hubo una política pública concreta en torno a las juventudes, no existió luego esa pasión que transmitían tanto Néstor como, en mi provincia, Alberto Rodriguez Saá” asevera.

“Debemos contarle a los más chicos que fue el Peronismo, históricamente, el único que levantó las banderas de las juventudes, la de la agenda social, la ambientalista. Nuestro partido siempre luchó por garantizar la ampliación de sus derechos” enfatiza.

En este sentido sostiene importante entender que “las redes sociales y la legislación” son acaso dos actores fundamentales para lograr ese “acercamiento”.  “Actualmente aparecen referentes como Milei que le dice a los chicos lo que quieren escuchar, pero nosotros sabemos que una cosa es lo que suena bonito y otra hacer que realmente se logre. Eso nos diferencia principalmente en el Frente de Todos, nosotros proponemos y pensamos cosas que luego pueda llevarse a la práctica”.

Pero no se queda apenas en esa crítica “discursiva-electoral”, Catalfamo, a la hora de evaluar la actual gestión de Gobierno, su mirada va más allá: “En principio es importante aclarar que no es una cuestión sencilla la de estar en los zapatos del Presidente. Le ha tocado gestionar en medio de la Pandemia y creo que lo ha hecho de manera correcta. Creo que ha sabido tomar las decisiones acertadas y que se está cumpliendo con todas las cosas que se prometieron. Estamos avanzando muy bien en el proceso de vacunación. Si tendría que decir que cosas me gustarían que se mejoren a futuro, además de la política hacia los jóvenes, aparece la idea de afianzar el Federalismo. Porque como alguna vez me dijo Alberto Rodriguez Saá, estoy convencida de que hay que gobernar desde las periferias hacia el centro. Desde los pequeños pueblos, hacia las grandes urbes”.

El Federalismo y la ausencia de una Ley definitiva de Coparticipación son temas cruciales para el futuro desarrollo Argentino, en una mirada post-Pandemia. Catalfamo así lo entiende y analiza que “nuestro país es inmenso, tiene una gran territorialidad. En este contexto, uno puede entender que se gobierne desde la Capital Federal, pero las provincias y sus economías regionales son muy importante. Implica el esfuerzo de muchas personas, muchos pueblos. Yo vengo de San Luis y puedo decirte que somos como privilegiados, recibimos los recursos acordes a nuestra población, y los administramos muy bien. Un gran porcentaje de ellos son destinados a la Obra Pública, entendiendo que esta genera puestos directos e indirectos de trabajo, nos permite progresar. E incluso otro porcentaje se destina a generar un Fondo de Emergencia, lo que hizo que la Pandemia, por ejemplo, no nos agarre desprevenidos o sin recursos. Tuvimos conque poder salir adelante. Tenemos una Escuela de Administración desde hace años que funciona y que sería interesante poder replicarla a nivel nacional”.

“Creo que el Federalismo se consigue con voluntad política y este Gobierno la tiene. Todavía restan un par de años de gestión y le ha tocado transitar un presente complejo. Esto hizo que los sueños, las esperanza, los Proyectos para desarrollar ciertos acciones debieran esperar. Se tuvo que priorizar otras cuestiones, pero vamos en ese camino” confía la Senadora.

A la hora de repasar los dos años de Gobierno de Fernández, su mirada desde la Comunicación Social es inevitable. “Es un tema complejo, porque soy muy crítica en ese sentido” dice entre risas.

“Entiendo que tenemos muy buena gestión pero se comunica poco, o quizás se quiere comunicar todo junto y se pierde un poco el objetivo de lo que se quiere decir” argumenta.

Pero el problema comunicacional escapa a las esferas de la Casa Rosada, considera que se trata de un conflicto que involucra a la mayoría de los medios, con diferentes resultados claro esta: “Existe actualmente dos fallas primordiales, que es lo primero que te enseñan en la Facultad: la falta de objetividad y el verificar las fuentes. Hoy en Argentina existe un sector de los medios, sobre todo los hegemónicos, que dicen cualquier cosa sin siquiera verificar si eso es cierto. Lo que le hace mal a la sociedad, porque muchas veces queda en el aire algo que luego se demuestra que no es verdad, pero en el imaginario de la gente ya se dejó una idea sembrada que no se busca luego erradicar”.

En este sentido aparecen también las redes sociales, que “conspiran con esta replica de las Fake News” afirma.

Catalfamo recuerda que presentó un Proyecto de Ley para instaurar en todos los establecimientos educativos, públicos y privados del país la Jornada «Alfabetización Mediática e Informacional», con el fin de que alumnos, docentes, no docentes y directivos de los niveles inicial, primario, secundario y terciario adquieran herramientas contra la desinformación.

Los ejes más importantes de la iniciativa apuntan a que, a impartir en la capacitación, se pueda identificar las noticias falsas; el abordaje de la infidencia, entendida como «el fenómeno de una cantidad excesiva de información que dificulta la identificación de fuentes confiables y orientación fidedigna, provocando pánico y angustia»; la vigilancia y el análisis de los discursos de odio, y el reconocimiento de la publicidad encubierta, entre otros temas.

«Lograr que la gente pueda determinar la veracidad o no de una noticia otorgará, consecuentemente, más libertades que desemboquen en una sociedad más igualitaria y equitativa» refiere.

Por otro lado, la Senadora, propone “que cada Ministerio debería manejar y publicar, o tener el espacio para hacerlo, su agenda diaria, donde pueda contar, desarrollar y visibilizar cada una de las acciones que van haciendo, que te puedo decir que son muchas e interesantes”.

Si bien el mandato de Catalfamo culmina en 2023, la funcionaria se permite una mirada de cara a las Legislativas de este año. Entiende que lo que está en juego son “dos modelos de país totalmente diferentes”.

“Por un lado estamos quienes creemos en el Desarrollo Nacional inclusivo, los que intentamos salir de esta crisis, de esta Pandemia, con mejores valores, los que revindicamos la educación pública y por otro lado, hay un modelo totalmente diferente, que apunta a otras convicciones, a otros valores. Donde por ejemplo apuestan a que los precios de las facturas de energía sean elevadas sin mirar quienes son los consumidores”.

En este aspecto “puedo decir que Juntos por el Cambio está llevando adelante una campaña electoral deplorable, da lástima ciertamente. Realmente es de lo más bajo, en lo discursivo, que se vio en muchos años. No se discuten ideas, no hay una sola frase en su discurso que nos diga que es lo que van a hacer, cuál es su propuesta”.

“Debemos proponer discursos que no sean de odios, sino a aquellos que apunten a cómo podemos hacer para salir adelante entre todos. No se trata de ir a la calle a mostrar carteles que generen más odio, si ya la estamos pasando mal, si todos sabemos lo mal que nos hizo la Pandemia en el mundo, ¿Qué necesidad de generar más violencia de la que existe?” resalta Catalfamo.

“Yo soy de las que piensan que de vez en cuando esta bueno que te tiren con piedras, porque te despiertan, te hacen mirar diferente. Pero no de esta manera, no que apedreen con este odio, porque te desestructura, te desmoralizan, así no se ganan las batallas” sentencia.

Sobre el cierre, la funcionaria puntana, destaca que, pese a todos los altibajos que puede generar la disputa opositora, hay que invitar a las juventudes a involucrarse en la política: “Si no te metes nunca vamos a generar el cambio que buscamos, es imposible cambiar la realidad en la que estamos si nadie ocupa los lugares que tenemos”.

“Creo que hay que sacar la política del lugar de corrupción en la que se ha puesto, rescatar que es necesario ocupar estos lugares para modificar la realidad en la que vivimos, para mejorar la calidad de vida al gente que nos vota” asegura convencida.

¿Cuál es el futuro de Catalfamo? “por el momento ocupar mi banca en el Senado, seguir defendiendo a mi provincia, a los jóvenes” asevera al tiempo que destaca ser “muy leal a mi conducción, respeto mucho de las decisiones de quienes conducen  mi espacio”. El futuro es incierto, pero la posibilidad de verla conduciendo la Gobernación de San Luis, no es acaso un desafío imposible. Será cuestión entonces de que alguien, como alguna vez hizo Rodriguez Saá, confié en sus convicciones y le proponga dar el “salto”.

Es que si de algo se puede estar seguro es que aquella niña, que cantaba los “jingles” de los candidatos puntanos, está dispuesta a que alguna vez, alguien cante el que lleva su apellido.

 

Para NCN por Juan José Postararo

Deja una respuesta