«Es el pueblo trabajador el que soportará las consecuencias de este vergonzoso acuerdo con los buitres»

En la sesión extraordinaria donde la cámara baja aborda el acuerdo con los fondos buitres, la diputada nacional Myriam Bregman (FIT – Buenos Aires) cuestionó que el primer tema en la agenda de Mauricio Macri sea la negociación con los holdouts es «todo un símbolo de la orientación política abiertamente proempresaria y atada al capital financiero internacional».

En ese sentido, recordó que “durante la década del 70 en la Argentina, no solo desaparecieron a los trabajadores y a sus comisiones internas, sino que los grupos económicos locales se beneficiaron con la estatización de sus deudas, socializaron las pérdidas y privatizaron sus ganancias. Entre ellos, Sevel, la automotriz del Grupo Macri, se benefició con esta estafa”.

Y agregó: “Desde 1983 al 2015 los Gobiernos constitucionales pagaron aproximadamente cuatrocientos mil millones de dólares, e igualmente la deuda es hoy de doscientos cuarenta mil millones de dólares. Esto demuestra que es impagable y un mecanismo de usura”.

Respecto al kirchnerismo, la referente del PTS sentenció: “Demostraron cómo abandonaron la retórica de Patria o buitres y que su política es pagar hasta el último centavo a estos, así como les pagaron a Repsol y al Club de París. En términos históricos, hay un aspecto sobre el rol del kirchnerismo que no ha sido suficientemente analizado aún: han naturalizado que hay que pagar la ilegal e ilegítima deuda externa”.

Por último, Bregman recordó que presentó un proyecto de ley de consulta popular vinculante sobre este acuerdo, ya que “es el pueblo trabajador el que soportará las consecuencias de este vergonzoso acuerdo con los buitres, y no puede ser un mero espectador de la entrega: tiene que ser convocado a opinar mediante una consulta popular vinculante. ¿Por qué los docentes, los jubilados, los que no tienen vivienda o se están quedando sin trabajo no pueden opinar acerca de adónde destinarían estas sumas millonarias?”.

Deja una respuesta