Estrategias caleidoscópicas por Lucía Fuster Pravato

En la madrugada del 11 de junio se conquistó la media sanción del cupo e inclusión laboral travesti trans. Con una contundente mayoría a favor y al calor de la celebración colectiva que inundó el recinto se determinó la aprobación de la media sanción con 207 votos a favor, 11 en contra y 7 abstenciones.

Mensajes de alegría y de euforia llegaban en la madrugada del viernes. Celebración que inmediatamente se transformaba en organización de lo que se viene: el Senado. Va a ser ley, empezamos a balbucear sobre la caja de resonancia que ese sintagma hoy nos significa. Va a ser ley como lo es la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Como lo es, también, la Ley de Identidad de Género y la Ley de Matrimonio Igualitario.

Algo que siempre maravilla a quienes militamos, pero que también investigamos los procesos legislativos -tanto a locales como a miradas foráneas- es la capacidad de construir agenda de vanguardia que tienen los movimientos sociales en nuestro país, y sobre todo el movimiento feminista y LGBTI+. Y no sólo por el contenido, sino por la forma en la que se tejen. Las disputas institucionales siempre surgen al calor de la lucha callejera organizada, de patear el territorio, de saber usar las instituciones -incluso con las limitaciones que tienen- para generar cambios que transformen las vidas mucho más allá de los términos individuales. Son proyectos que buscan construir y soñar otro mundo posible, desarmando las bases sobre las que el heterocispatriarcado se sostiene.

Sospecho que este medio no debe ser leído solamente por quienes habitamos “el mundillo”, que nos conocemos, nos queremos, nos peleamos. Construimos sabiendo nuestras diferencias y tratamos de sostenernos sobre lo que nos unifica. En este sentido, quiero resaltar que la militancia no es un camino sencillo, requiere de elaboraciones de estrategias caleidoscópicas. Pero cuando las conquistas se logran, la alegría es colectiva y esa emoción es indescriptible. Construir y organizar las demandas es un proceso artesanal, que surge desde estar habitando distintos territorios, donde empieza a gestarse un reclamo que comienza como murmullo y que luego se hace grito colectivo.

Eso es para mí lo que representa el Cupo Laboral Travesti Trans. La conquista de esta media sanción y de la futura ley responde a un largo camino que nos antecede y excede. Luchas que empiezan como balbuceos de sueños, que a través de la organización, llegan a inundar y desbordar el recinto.

La demanda por el cupo laboral travesti y trans tiene muchos años en nuestro país, y tiene sin dudas a Diana Sacayán como referencia ineludible. Allá por el 2008, antes de que el sueño de la Ley de Identidad de Género fuera posible, se organizaban para exigir el derecho al trabajo para las travestis y trans. Experiencias de Cooperativismo, como fue la Cooperativa Nadia Echazú, con Lohana Berkins a la cabeza. O las primeras rupturas institucionales como el Programa de Inclusión para travestis, transexuales y transgénero del Ministerio de Trabajo, al calor de la Ley de Identidad de Género. No es el objetivo de estas palabras hacer una reconstrucción histórica del camino de la ley -sin dudas, necesario- sino más bien en este momento estas palabras son de celebración y de invitación a reconocer la capacidad de construir estrategia; la importancia de debatir los procesos legislativos; que las puertas de las Cámaras no estén abiertas exclusivamente para quienes las transitan. Y, por sobre todas las cosas, que las barreras del adentro y del afuera sean más porosas. Los procesos de lucha por la ampliación de derechos en las instancias legislativas son momentos muy claves para ver quiénes están ahí, qué están haciendo, qué dicen y qué piensan. Y esto no es en tono de amenaza, en absoluto, sino en tono del derecho de exigibilidad que tenemos sobre quienes tienen el rol de “representar” a la sociedad. Además de exigir también la diversidad de voces que allí se encuentran.

La Ley de Cupo e Inclusión Laboral Travesti y Trans va a ser ley. Y, la mañana siguiente a festejar, nos pondremos a trabajar para que se cumpla en todos lados.

 

 

 

 

 

 

 

Especial para NCN de Lucía Fuster Pravato

Socióloga feminista- Militante de Mala Junta- Vamos

Deja una respuesta