Fue publicada en el Boletín Oficial la ley de Exteriorización

Mediante el decreto 642, el Gobierno Nacional  promulgó la ley de Exteriorización Voluntaria de Divisas, más conocida como ‘blanqueo de capitales’,  que el miércoles 29 fue sancionada en ley por la Cámara de Diputados.

La legislación recientemente aprobada por el Congreso estipula la creación de tres instrumentos distintos para atraer divisas que no habían sido declaradas ante la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos). De esta manera se instaurarán el Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (BAADE), Pagaré de Ahorro para el Desarrollo Económico y el Certificado de Depósito para Inversión Inmobiliaria (CEDIN). Lo recaudado por el Estado, a partir de esta ingeniería económica, será dirigido a dos sectores que tienen repercusión en el crecimiento y solidificación de la economía.

El Congreso avaló al Gobierno a emitir estos instrumentos financieros y en el transcurso de esta semana la AFIP daría a conocer la reglamentación de la norma.

Más allá de los nombres que pudiera recibir, esta es una herramienta común que ha sido implementada por todos los gobiernos en los últimos treinta años, desde Alfonsín en el ’86 hasta Cristina Fernandez en 2008/09. Sin embargo la flamante normativa es distinta a su predecesora. Esta incluye una amnistía tributaria y penal para quienes exterioricen. La nueva ley es más flexible y por esa condición aspira a ser más efectiva. En aquel entonces el tenedor de dinero en negro debía pagar una alícuota según el tipo y origen del capital que blanquearía. Mientras que en la versión 2013 se condonarán los impuestos sobre las divisas.

 

CEDIN

 

Una de las herramientas es el Certificado de Depósito para Inversión Inmobiliaria (o CEDIN), que será aplicado a las transacciones de compra y venta de inmuebles, pero también para la remodelación o construcción. La iniciativa estima que “este instrumento permitirá dinamizar la actividad inmobiliaria y de la construcción y, con esto, la actividad económica en general”.

El sector inmobiliario es clave para esa re activación del sistema. Se debe a que el crecimiento del trabajo en el rubro se traduce no sólo en más y mejores casas sino también en impulsos colaterales. Con la construcción se benefician otros eslabones de la cadena productiva como pueden ser la fabricación de materias primas o comercios barriales que brindan bienes y servicios para una obra.

 

BAADE y Pagaré de Ahorro

Estas son herramientas muy similares. Como sus nombres indican, estarán destinados a invertirse en el desarrollo del sector energético e hidrocarburífero, que es uno de los más perjudicados con la carencia de dólar. Su denominación será en la moneda estadounidense y tendrán las condiciones financieras que establezca el Banco Central al momento de su emisión. La diferencia entre ellas es el caudal. El pagaré está destinado al grupo de pequeños ahorristas.

El articulado explica que la rentabilidad del bono (que es del 4 por ciento semestral) se funda en el “carácter estratégico de estas inversiones” en el área energética, que supondrá una reactivación económica que se traduciría en un beneficio mayor a los cuatro puntos que abonará el Estado.

Al respecto, el legislador Fernando Solanas (Proyecto Sur) en su discurso jugó fuerte. Señaló que el propósito de incentivar este rubro es “una enorme falsedad”. Pino explicó que “lo que está haciendo el Gobierno es subsidiar a las grandes corporaciones internacionales de la industria del petróleo. Qué significa haberles elevado el precio de exportación del barril de petróleo de 42 a 70 dólares. Argentina no tiene solución si no vuelve a la política de Mosconi, si no se recupera el 100% de la renta petrolera”. El referente de Proyecto Sur, concluyó indicando que el blanqueo “sigue revistiendo la complicidad del vaciamiento de nuestras reservas estratégicas, a cambio de ninguna inversión seria”.

Un comentario en «Fue publicada en el Boletín Oficial la ley de Exteriorización»

Deja una respuesta