«Fundación Macri: Cuando el antiperonismo recurre el personalismo que tanto critica del peronismo» por Mariano Tilli

El politólogo Mariano Tilli, analizó la nueva iniciativa del ex presidente Mauricio Macri respecto al lanzamiento de su Fundación y destacó lo curioso de “como que el antiperonismo recurra el personalismo que tanto critican del peronismo.”

En este sentido argumentó que, por lo general, “Las fundaciones partidarias suelen llevar el nombre de alguna idea. Sin embargo, Macri decidió que lleve su nombre”.

Y continúa “La página de la fundación abre con una imagen de una relación no mediada del líder del ex mandatario con su pueblo, que solía ser utilizada por el peronismo y que Cambiemos retomó para resignificar. No el tipo de relación populista sino para poner en cuestión la noción peronista de “pueblo”.

Tilli sostiene que “se presenta a Macri como un líder popular” puesto que “en la interacción con el texto se entiende que se trata del brazo de Macri saludando a sus seguidores”.

“Cada líder construye su pueblo. Este es la idea de pueblo que construyó Cambiemos. Aunque nunca lo llamen pueblo” enfatiza.

En esta línea, explica que el “antiperonismo desprecia la idea pueblo por las connotaciones populistas que le asignan y la reemplacen por gente, simpatizantes, multitud o manifestantes”.

“Lo importante es que el “pueblo” cambiemita es construido como distinto: racional, independiente, libre, autónomo, culto” detalla y añade “especialmente que se  moviliza con sus propios medios de manera espontánea, frente a la barbarie del falso “pueblo” peronista, construido por el dinero de las redes clientelares de punteros inescrupulosos o en el lenguaje del desprecio clasista por “el chori y la coca”” resalta.

“La imagen muestra un vínculo real de Macri con el verdadero pueblo. Se pueden ver los rasgos físicos de ese pueblo. Manos “blancas” y no de los típicos laburantes “morochos”. Una idea que ya habían explicitado en estos afiches de ricos blancos financiando pobres “negros””

“El contacto físico transmite empatía y cercanía. El gesto del pulgar para arriba es un gesto de aprobación. La idea es la de un líder cercano, apoyado, conocedor de las necesidades de “su” pueblo, en los actos que ellos llamaban “la rebelión de los mansos”” continúa en su análisis el politólogo

“Sin embargo la potencia de la imagen está en la interacción del logo, la bandera argentina (una idea de nacionalidad clásica que muchos cambiemitas desprecian) y la mano con el pulgar hacia arriba. No es un mensaje del pasado. La esperanza de la Patria es Macri” narra.

Otro aspecto  de  la desmenuzada observación que realiza Tilli, se centra en el logo que juega con las dos iniciales MM y lleva todos los colores que identifican a Cambiemos: “un intento de representar la idea de amplitud, de un espacio sin exclusiones. Como la bandera del colectivo LGTB. Aunque al de JxC le falte el color verde (quizás sea solo casualidad)”.

“La tercera área está ilustrada con una imagen que muestra a dos trabajadores con paneles solares lugar desierto. Parece que quiere comprometerse con lo que no hizo, las energías alternativas” asevera.

“Lo más importante de la página de la fundación Mauricio Macri son los tres programas que va a llevar a cabo” destaca.

“La primera idea es la de formar directores y directoras de escuelas” sostiene y se pregunta “¿La Fundación se va a dedicar a una función que hace el estado? Parece que sí”.

El segundo programa es premiar a maestros innovadores que dieron clase en pandemia.

“Una utilización política berreta de la situación que estamos viviendo. La imagen muestra a Macri interactuando con un maestro rural, construido como héroe a premiar” describe Tilli.

“Esta utilización del maestro es similar a la que hizo de Margarita Barrientos. Muestra su sensibilidad social” compara.

“Por último, el texto se presta a confusión porque no se entiende que una fundación nueva continúe unos premios que llevan 4 años ¿o fue desde el gobierno que se hizo?”

En resumen, Tilli explica que  “nos encontramos con una página web que presenta una fundación, 3 áreas de trabajo y 3 programas sin explicitar quienes son, no donde está la sede” y agrega “Parece que como fracasó la idea del mejor equipo de los últimos 50 años ahora no hay equipo”.

 

No obstante, lo más llamativo para el politólogo es que “la actividad de la fundación se centre en la educación, cuando la degradó nombrando ministro a un analista de sistemas que nunca estuvo al frente de un aula”.

“Y que prometa hacer lo mismo que prometió en 2015 y que no cumplió” fustiga

Como corolario, Tilli, sostiene que “la fundación no es más que un intento de posicionarse políticamente de cara al 2023” es decir “un proyecto personal, como se deja ver en su nombre”.

 

Mariano Tilli se autodefine como Politólogo azuleño terminando la Maestría en Sociología de la Cultura.  

 

Deja una respuesta