Gabriel Fuks: «El PRO boicoteó una declaración de repudio en la Legislatura»

Lo que dejó la sesión ordinaria de este jueves en la Legislatura Porteña:
Positivo: Se aprobó la autorización de taxis accesibles para personas con discapacidad y movilidad reducida. Habrá en el futuro 200 taxis donde pasajeros viajarán sin bajarse de la silla de ruedas (Proyecto del socialista Camps y peronista Claudio Palmeyro).
Negativo: El bloque del PRO se negó a votar una declaración de repudio a la golpiza con torturas incluidas que recibieron menores de la Garganta Poderosa por parte de Gendarmes y si acompañó una declaración de visitante ilustre para Máxima Zorroguieta.
Duda: Se aprobó la 1era lectura para conceder 40 de 190 hectáreas que tiene el Autódromo de la Ciudad para hacer ahí un centro comercial. No queda claro que sucederá con la escuela que funciona ahí.

Dato de color:

La Ministra de Seguridad Patricia Bullrich estuvo en la Legislatura Porteña hablando por los 20 años de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. Ni en su ingreso, ni salida quiso responder a periodistas. Los ignoró, rodeada por siete guardaespaldas, sin siquiera detenerse un minuto. Querían preguntar sobre medidas de seguridad que anunció, a medias, para el conourbano y Mar del Plata, y también por los pibes de la Garganta Poderosa torturados por personal que están bajo su jurisdicción. Hasta el momento no hay respuestas.

Asimismo, el vicepresidente de la Comisión de Seguridad de la Legislatura porteña, Gabriel Fuks, consideró «terrible» el ataque a militantes de La Garganta Poderosa y denunció que el PRO boicoteó una declaración de repudio en la Legislatura. «Hay una situación de persecución contra jóvenes de sectores más vulnerables», afirmó.
Así, se refirió a la presentación de la nueva fuerza policial y aseguró que el Gobierno de la Ciudad actúo con un «secretismo muy fuerte» en lo referido «a distintos elementos normativos que regirán» a la nueva policía. Además, el legislador denunció la persistencia de «inercia organizacional de la vieja policía», puesto que hay «grupos menores» que «se niegan a perder la autoadministración y manejo de adicionales», entre otras cuestiones. «Por más que una ley sea buena, si ponen a un Fino Palacios al frente, no sirve», aseveró.
Sobre su partida del bloque de FPV, el diputado aclaró que se siente parte del kirchnerismo y la atribuyó a algunas diferencias con la conducción de la bancada. «Hay un debate donde planteamos evaluar por qué perdimos y cómo se construyen nuevas mayorías», explicó. También, añadió: «hay una relación amistosa con compañeros que se quedaron en el Bloque FPV». «Desde esta fragmentación construiremos una unidad más amplia para armar una herramienta para ser oposición a Macri y Rodríguez Larreta», puntualizó.

Deja una respuesta