En la sesión de la legislatura porteña del día jueves Gabriel Solano denunció a los legisladores porteños que cobran $170.000 y condenan a los residentes y concurrentes en salud a un salario de $35.000 por 64 horas de trabajo semanal.

El jueves se trató la ley que regula el trabajo de residentes y concurrentes médicos de la salud pública, que fue fuertemente rechazada por los trabajadores de la salud y votada sin los legisladores opositores y con represión a la movilización, Gabriel Solano repudió a los legisladores oficialistas.

Solano dijo que votan una ley para que los residentes y concurrentes que sostienen la salud pública cobren un salario mínimo de $35.000 por 64 horas de trabajo semanales, lo que representa no solo jornadas extenuantes sino un 50% más que lo que corresponde al salario mínimo mientras ellos cobran más de $170.000 por ir dos días por semana a la legislatura a votar las leyes al oficialismo. “Si cobraran 35.000 acá no queda nadie”, denunció en su intervención Solano.

Compartinos: