En relación a la reforma del Código Penal que el presidente Mauricio Macri enviara para su lectura hace algunas semanas al Congreso Nacional y en el marco de la jornada del día de hoy en la que el ministro de Justicia y Derechos Humanos Germán Garavano presentó formalmente dicho proyecto, el debate giró en torno a la despenalización del consumo de drogas, aunque también incorpora temas ambientales, delitos de lesa humanidad y tenencia y distribución de pornografía infantil, entre otras cosas.

Garavano aseguró que la propuesta «es de avanzada» en temas vinculados a la violencia de género, a la regulación de ciberdelitos, al nuevo régimen penal de las personas jurídicas y para hacer frente a los delitos por narcotráfico y organizaciones criminales. Además destacó que se incluye una nueva normativa en cuanto a la tenencia de armas ilegales y sobre corrupción y extinción de dominio para decomiso anticipado de bienes en casos de supuestos delitos vinculados.

En relación al aborto, Garavano indicó que se incorpora el fallo FAL de la Corte, «en donde se regulan precisamente todos los casos de violación y se despenaliza en todos los casos de violación», además de incorporar «la afectación no sólo física sino de la salud mental de la mujer como posible caso de aborto no punible y además se prevé que el juez pueda eximir de pena a la mujer en este tipo de casos». Al respecto, indicó que esto es una «posición intermedia» que «seguramente no sea del agrado de ninguno de los dos sectores pero bueno, es lo que proponen los técnicos en materia de regular esos casos».

También se incluyen sanciones a quienes incurran en mentiras durante sus declaraciones, ya que según el ministro hoy «se puede mentir y eso no tiene ninguna consecuencia», perjudicando de esta manera todo el proceso judicial e impidiendo el acceso a la verdad.

Sobre la tenencia de drogas indicó que lo que se agrega es el «fallo Arriola» en el que se determina que la tenencia de drogas para uso personal sin intercambio con terceros «queda despenalizada». Y sobre el resto del proceso, lo que busca la reforma es «no poner el peso en los consumidores sino básicamente poner el peso en las organizaciones criminales de narcotráfico», aseguró Garavano. Y agregó que hay un apartado especial para las drogas que «generan daños específicos y a la salud pública inmediata» como el paco, al que su comercialización se le da un agravante «por el daño que produce a nuestros jóvenes».

Entre otras cuestiones que se discutieron durante la sesión en la que el ministro expuso el proyecto del gobierno nacional, Garavano aseguró que el mismo fue enviado al Senado completo, como salió de las comisiones que se encargaron de redactarlo, de modo que pueda ser modificado durante el debate que se espera pueda darse en el transcurso de este año, al menos con una media sanción. Destacó en este sentido que «es la primera vez en cien años que se presenta una reforma del Código Penal» y que el gobierno nacional «se animó» a hacerlo, destacando la importancia de esta presentación.

 

 

Compartinos: