Gentilini, de acuerdo con el operativo Detectar y con una urbanización completa de las villas

El ex presidente de la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña manifestó que en el corto plazo se deben extremar las medidas para controlar los contagios en las villas de la Ciudad, pero insistió en que a la salida de la pandemia sólo una urbanización completa formal solucionará las deficiencias habitacionales y de salubridad que allí se sufren y que, como producto del Covid19, quedaron absolutamente expuestas.

En pocos días llegamos a 249 casos confirmados y media docena de muertos en las villas y barrios vulnerables de la Ciudad. Me parece correcto que los gobiernos nacional, porteño y provincial aúnen esfuerzos para detectar los contagios y también actuar preventivamente. Sólo en la Ciudad, hoy viven más de 300 mil personas en villas, o sea, más del 10% de la población porteña. Por lo tanto, si no se trabaja especialmente en los territorios donde los vecinos viven hacinados, con insuficiencias graves de agua potable y desagües, poca ventilación y mucha humedad, podemos llegar a lamentar una multiplicación de casos irreversibles”, afirmó Gentilini al ser consultado sobre el operativo Detectar (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina) que se inició.

El ex presidente de la Comisión de Vivienda de la Legislatura, que viene recorriendo las villas porteñas desde hace 20 años, señaló que“una cosa es tener que cumplir con el aislamiento en condiciones de hábitat más o menos normales y otra muy distinta es hacerlo en circunstancias absolutamente precarias como sucede en las villas, en donde adentro de una habitación de pocos metros cuadrados conviven hasta las 3 generaciones de una familia y cuando salen afuera los pasillos entre las construcciones son muy estrechos y ni siquiera se puede cumplir con el metro y medio o dos de distanciamiento”.

A lo anterior, Gentilini agregó el problema de los ingresos: “Más allá de la ayuda que reciban por parte del Estado con el bono de $10.000 del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) y la AUH (Asignación Universal por Hijo), los vecinos de las villas han perdido mucho más por el parate de la economía en general; y, en particular, de la informal, por la abrupta caída de changas, trabajo doméstico, venta callejera, construcción, etcétera. Lo que se prueba en el impresionante desborde de los comedores comunitarios ”.

Más allá de celebrar el trabajo coordinado en lo inmediato entre las distintas jurisdicciones para mitigar las consecuencias de la pandemia en las villas, el ex diputado porteño insistió en la necesidad de un plan para urbanizarlas definitivamente: “El coronavirus ha funcionado como un inmenso reflector con el que quedan al descubierto las deficiencias económicas y sociales de nuestro país y, en este caso, la falta de una urbanización completa y formal en nuestras villas, con las manzanas, calles, edificios y la infraestructura de servicios que corresponde”.

Deja una respuesta