Gestapo: María Eugenia Vidal se defiende y pide “no victimizar a los mafiosos”

La diputada nacional y exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal sostuvo que durante su gestión «no hubo ni mesa judicial ni causas armadas», en respuesta a las acusaciones por el hallazgo de videos en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que dieron cuenta de una reunión en la cual los asistentes parecían ponerse de acuerdo para impulsar causas contra sindicalistas, en especial el jefe de la seccional platense de la UOCRA, Juan Pablo «Pata» Medina.

En su defensa, la legisladora de Juntos por el Cambio buscó culpables en el oficialismo y arremetió contra Medina. «Estamos hablando de gente mafiosa que no puede pasar de victimario a víctima por este circo armado por el kirchnerismo», afirmó .

Además sostuvo que el sindicalista «no necesitaba que mi gobierno ni nadie le armara una causa para ir preso». «Sí necesitaba un gobierno honesto que no lo protegiera y una Justicia que pudiera trabajar con independencia», agregó Vidal, y señaló que antes de que fuera preso los empresarios eran «víctimas» de Medina y «tenían miedo», razón por la cual no invertían en la Ciudad de La Plata.

«Nosotros no armamos ninguna causa. La reunión fue institucional, fue ilegalmente grabada y además fue llamativamente presentada ahora luego de dos años por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)», subrayó la legisladora opositora.

Según dijo, en torno a la denuncia mediática y judicial del kirchnerismo hay «una clara intencionalidad política». «El kirchnerismo ha pretendido desde siempre -porque no puede explicar sus causas- victimarse, decir que han sido perseguidos políticos de nuestro gobierno y víctimas de causas armadas», expresó.

A propósito del encuentro ocurrido en junio de 2017 en una sede del Banco Provincia, con presencia de ex funcionarios de su gestión, empresarios de la construcción y tres altos mandos de la AFI, la ex mandataria bonaerense indicó que fue una simple «reunión de trabajo», aunque no explicó qué hacían allí los integrantes de la Agencia Federal de Inteligencia.

«Eso lo va a tener que explicar la gente de la AFI en sede judicial», remarcó Vidal en una entrevista que concedió al canal La Nación +.

«Esa reunión fue ilegalmente grabada. Es importante saber por qué. La interventora Cristina Caamaño tardó dos años en encontrar este video y cuando lo denunció lo hizo ante un juez que es incompetente porque es de La Plata cuando el hecho ocurrió en la Capital», se quejó.

Según sostuvo, «hay un modus operandi donde la jefa de los espías del Gobierno nacional elige los jueces donde presenta las causas», y añadió que Caamaño «sabe que ese video no es prueba».

Consultada sobre su demora en dar la cara públicamente para dar explicaciones por la polémica, Vidal manifestó que tuvo anginas y además señaló que necesitó unos días para «reconstruir lo que había pasado» a partir de las primeras informaciones que surgieron en los medios acerca del escándalo.

En tanto, Vidal tildó de «repudiable e injustificable» que su ex ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, haya acuñado el concepto «Gestapo» para referirse a la intención de «terminar con todos los gremios» del país.

«Si tuviera una Gestapo, una fuerza de embestida para terminar con todos los gremios, lo haría», había dicho durante aquella reunión, sin que ninguna de las otras nueve personas le llamara la atención o lo amonestara por el uso de ese término.

«La expresión que hace el ministro en relación a la Gestapo es repudiable e injustificable. No constituye delito pero es repudiable. El pidió disculpas no solo públicamente sino que llamó a los presidentes de las entidades judías», apuntó.

«La Gestapo no es algo para banalizar. No sólo no había ninguna Gestapo sino que no se puede utilizar porque banaliza el sufrimiento de las victimas del Holocausto», agregó. En tanto, Vidal acotó que en el video se ve cómo Villegas termina diciendo que «las leyes son las leyes«, gesto que para la ex gobernadora demuestra que «él iba a cumplir la ley».