Heller: «Con el DNU, Macri intenta renovar su acuerdo con Clarín»

«El DNU es inconstitucional y el Jefe de Gobierno lo sabe y no le importa, porque trata únicamente de generar un hecho político y mediático de respaldo al Grupo Clarín, que en los noventa trabajó para instalar su figura y a lo largo de todos estos años en la política le ha puesto un manto protector. En 1995, Macri ganó las elecciones en Boca con el apoyo del Grupo Clarín. Ese apoyo estuvo avalado por el compromiso que Macri asumió y cumplió de darle a una empresa del holding -llamada Inversora de Eventos Sociedad Anónima- un conjunto de derechos de explotación comercial, entre ellos el de la televisación del fútbol internacional de Boca, por muchos años», opinó hoy Carlos Heller, diputado nacional del Frente Nuevo Encuentro, al ser consultado por el Decreto de Necesidad y Urgencia por el que Macri ordenó crear un fuero especial en el Poder Judicial de la Ciudad para que se ocupe de atender las cuestiones que involucren a empresas periodísticas porteñas.
«Este DNU está en línea con aquel acuerdo económico que se firmó en 1995 como contrapartida por el apoyo que los medios del Grupo le dieron al entonces empresario Macri para instalarse como figura pública. Ahora, el Jefe de Gobierno intenta renovar ese acuerdo con Clarín, con el objetivo de que el grupo de medios lo siga blindando mediáticamente y lo respalde como referente de la oposición».
«Es lamentable que un funcionario público se ponga a disposición de un gran grupo empresario y pretenda obstaculizar leyes nacionales. Y digo ´pretenda´ porque está claro que una ley de la Legislatura porteña no puede modificar o derogar las leyes nacionales», expresó el legislador.
«Macri no defiende la libertad de prensa, solamente defiende la libertad de empresa de un grupo económico que se empeña en no cumplir las leyes nacionales. Como dijo Sabbatella, la defensa de la libertad de prensa debe ir de la mano del compromiso con la desmonopolización del mercado; porque donde hay monopolios, posiciones dominantes y hegemónicas no hay libertad de expresión, ni pluralidad de ideas, ni diversidad de voces «, completó Heller.
Por su parte, su compañero de bancada, el diputado nacional Juan Carlos Junio, también cuestionó con dureza al Jefe de Gobierno «a Macri no le alcanza con interferir en las leyes de la Ciudad, donde batió el récord de veto a normas aprobadas por una Legislatura donde el PRO es mayoría, ahora también, en un rasgo de insensatez jurídica, pretende obstaculizar leyes nacionales».
«Con este DNU, Macri expresa claramente que forma parte del grupo de políticos que es funcional a los medios de comunicación hegemónicos. Pero mal que les pese a Macri y al Grupo Clarín, un Jefe de Gobierno porteño no tiene la potestad para pasar por encima de la estructura legal de la República. Que la Ciudad sea autónoma no significa que sea un Estado dentro del Estado. Pareciera que Macri confunde ´Ciudad Autónoma de Buenos Aires´ con ´República Autónoma de Buenos Aires´, quizás inspirado en aquel sueño quimérico de Bartolomé Mitre de creación de la República del Plata», agregó el diputado.
«Macri es un auténtico autoritario. Lo expresa a través de sus políticas públicas desde que asumió en 2007, lo ratificó en forma reciente, cuando en el Hospital Borda reprimió a pacientes, trabajadores de la salud, la prensa y legisladores porteños, y lo reafirma ahora con esta vergüenza que ha dado en llamar Decreto de Necesidad y Urgencia pero que no es otra cosa que una nueva expresión de su desprecio por el verdadero espíritu democrático», finalizó Junio.

Deja una respuesta