El Poder Ejecutivo envió al Congreso Nacional un proyecto de ley de libertad religiosa, que fue elaborado en consenso con la mayoría de los credos que conviven en el país, el mismo incorpora derechos para todos las religiones en forma igualitaria y suma el concepto de la objeción de conciencia.
La norma, que viene a responder una demanda histórica de todas las confesiones religiosas, busca convertirse en una ley de consenso entre todas las fuerzas políticas para reemplazar a la actual normativa -la número 21.745- que fue sancionada en 1978 durante la dictadura cívico militar.

“Argentina tiene una tradición de libertad de cultos y convivencia histórica entre ellos que se viene incrementando cada vez más. Cuando era arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio contribuyó mucho en esta tarea. Y esta ley cristaliza esa tarea en un proyecto que asegura la libertad de cultos, garantiza los derechos de cada uno y sigue la línea que en el país ya se viene desarrollando desde hace tiempo”, destacó el secretario de Culto, Santiago de Estrada, en una entrevista con Télam, en la que adelantó los principales aspectos de la iniciativa.

El proyecto ingresó por la Cámara de Diputados a principios de esta semana, con la firma de la saliente canciller Susana Malcorra, y será tratado en la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, que preside la diputada de PRO, Cornelia Schimidt Liermann, y resta definir si intervendrán otras comisiones como la de Justicia y Legislación General.

Compartinos: