Al escuchar al precandidato a gobernador por el peronismo, Alejandro Bermejo, en una entrevista radial realizada el pasado 1 de junio, considero muy importante realizar ciertas consideraciones como Senadora Provincial que, además de ser docente, me he especializado en el tema educativo, ya que es prioritario para el desarrollo de nuestro país.

Bermejo contesta sobre presupuesto educativo sin precisión y sin conocimiento. De manera confusa y verborrágica. Llama la atención que desconozca que la tercera parte del presupuesto total provincial, uno de cada tres pesos que ingresan al Estado, forman parte del presupuesto educativo. De hecho, deberíamos remarcar que este Gobierno ha realizado el pago de $800 millones de juicios que dejó pendiente el Gobierno de Pérez; becó económicamente a docentes para capacitarse en materias prioritarias, y realizó refacciones importantes y onerosas en diversos establecimientos educativos. En 2019, se invertirán $1.000 millones en infraestructura educativa. En 2015, Pérez solo destinó $22 millones para obras educativas. Sería sensato que el Intendente recuerde también que ese año los docentes no cobraron sueldos por ineficiencia del manejo presupuestario del gobernador Pérez.

Habla de “revisar el ítem aula”, ¿y cómo pretende hacer esto? ¿Va a sacar una ley nueva? ¿Va a modificar la existente? ¿Va a derogar el decreto 228/16 que ya ha sido ratificado por la Legislatura? Sería oportuno que sea claro, de otro modo lo único que hace es confundir a los docentes y a la población. Si no se pone luz sobre cuál será la decisión en caso de poder acceder a la Gobernación, no es creíble. Suena más a un manejo demagógico en un momento electoral, que a una verdadera intención de mejorar el sistema educativo provincial.

Por otro lado, es menester aclarar que este ítem se trató en una Convención Paritaria, es decir, con la presencia del SUTE. Al no llegar a un acuerdo y ante la imposibilidad de otro ofrecimiento salarial como consecuencia de haber recibido una provincia en llamas; y ante la necesidad de cumplir con el servicio educativo es que se ratificó este decreto en la Legislatura.

También habla de “revisar el ítem zona”. Hacía décadas que las escuelas de Mendoza no tenían recategorización de zona. De hecho, hasta el 2016 solo había un 45% de escuelas con esta categorización. El actual Gobierno realiza un gran esfuerzo trabajando desde la DGE, la DEIE y la Comisión de zona -que está compuesta por docentes del SUTE y del Gobierno-. Apenas culmine con este proceso, pagará el ítem correspondiente a cada escuela. Y aquí es necesario recordar que ningún docente cobrará un peso menos de zona, ya que la recategorización, si disminuye, será hacia el futuro; en cambio si aumenta, el cobro de zona mayor será inmediato. La idea es beneficiar al docente que trabaja en zonas vulnerables o alejadas. Al día de la fecha se ha recategorizado el cien por cien de las escuelas. Se han pagado $800 millones de juicios a 17.000 docentes que la administración anterior no pagó a pesar de haber sido reconocidos como deuda.

Con respecto a las escuelas en contextos de encierro, se les ha otorgado el cien por cien de zona. Y hoy tenemos al 50% de la población carcelaria cursando distintos niveles del sistema educativo.

Está próximo a salir el reglamento de Escuelas Albergues. En este proyecto se está trabajando conjuntamente con el SUTE y docentes de la modalidad.

Dice que se han dejado docentes y estudiantes en la calle por el decreto 530 de Superior. La verdad que siendo parte del Consejo de Educación de la Provincia, como partido opositor, a través de la Senadora Fernanda Lacoste, jamás se trajo esta denuncia a la mesa. Sería muy bueno que acerque al Consejo los nombres de estas personas que se habrían quedado fuera del sistema. Al día de hoy, no se observa esta afirmación del precandidato en la realidad de la DGE.

Años de gobierno y desde el peronismo pocas fueron las medidas educativas que se tomaron, por ejemplo jamás se regularizó la situación de los SEOS. Creo que ante su afirmación, sería necesario que el precandidato explique con qué presupuesto realizará lo que propone. Para que no quede como una promesa electoral de imposible cumplimiento.

Sin dudas, todos soñamos con una educación pública, inclusiva, igualitaria, laica y de calidad. Todos aspiramos a mejores presupuestos y sueldos docentes, pero no podemos caer en promesas falsas, oportunistas o confusas. Esa oposición que en su momento fue lapidaria con esta medida, resulta que ahora a días de las PASO cambia su discurso. Ahora de repente la medida no es tan mala y la quieren continuar pero con “modificaciones”.

Quieren modificarlo, pues bien ¿qué modificarían? ¿Cómo lo harían? Dicen que no se destina presupuesto, pues digan de qué partida presupuestaria piensan obtener mayores recursos para destinar a educación. Brinden información veraz, no confundan a la ciudadanía, hagan declaraciones serias, interiorícense fehacientemente con la realidad educativa ahora que tienen un Gobierno dispuesto a brindar toda la información necesaria. Pero por sobre todo, sean coherentes que la población ya está cansada de tanto oportunismo político.


Mariana Caroglio
Senadora Provincial UCR

Compartinos: