El gobernador de Mendoza, diputado nacional electo y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, cuestionó el respaldo que tendría el cordobés Mario Negri para continuar al frente del bloque radical de la Cámara baja, y habría amenazado con romper la bancada, llevándose consigo una docena de integrantes, informaron fuentes de ese sector.

De los 47 diputados nacionales que tendrá la bancada de la UCR desde el 10 de diciembre, 30 ya expresaron por escrito su apoyo a la continuidad de Negri, en tanto que cuatro ya avisaron que se declaran prescindentes de la disputa por diferentes compromisos con figuras de ambos sectores.

Así, Cornejo, quedaría con un núcleo de 12 diputados que lo postulan para presidir la bancada de la UCR, añadieron los portavoces.

Cuatro mendocinos, cuatro cordobeses del sector de Ramón Mestre, tres porteños referenciados en el histórico dirigente Enrique Nosiglia y un puntano formarían el grupo de los que amenazan con irse del bloque si Cornejo no es el elegido para dirigirlo.

Cornejo mantuvo  varias reuniones en Buenos Aires, entre ellas una con el titular de la Cámara baja, el macrista Emilio Monzó, y ayer se juntó en un hotel céntrico con su par jujeño, Gerardo Morales.

Según confiaron las fuentes al tanto de las reuniones, varios dirigentes radicales le propusieron a Cornejo que siguiera al frente del Comité Nacional del partido y que la máxima representación legislativa quede para Negri, pero el mendocino «insiste con que quiere las dos cosas».

En la discusión también se coló el respaldo del sector de Cornejo a Martín Lousteau para presidir la bancada radical del Senado, lugar que pretende mantener el formoseño Luis Naidenoff.

La posibilidad de que esos 13 diputados se alejen de la bancada radical tiene su correlato en el bloque PRO, donde allegados a Monzó dicen tener «unos diez diputados referenciados en el presidente de la Cámara que, por ahora, seguirán dentro del espacio», pero que «no descartan armar un bloque con identidad propia a futuro».

En ese nuevo sector legislativo podría confluir la veintena de diputados que responden a los liderazgos políticos de ambos; aunque desde el interbloque de Juntos por el Cambio harán todos los esfuerzos por mantener la unidad que les permita consolidar sus 119 integrantes.

  • Cómo se elige el jefe del bloque

Si no hay un consenso generalizado sobre un candidato y, en cambio, hay una disputa, como la de Negri y Cornejo, la manera que tienen los radicales para elegir jefes de bancada en el Congreso es juntando firmas.

Cornejo, dicen en el bloque, quiere ser el candidato a presidente de Juntos por el Cambio en 2023 y por eso considera apropiado ser el conductor de la bancada de su partido en la Cámara Baja, que es un puesto no solamente de prestigio histórico sino también una vidriera inmejorable para todo dirigente radical con proyectos electorales.

Otra discusión será por la presidencia del interbloque Cambiemos (o Juntos por el Cambio), en la que además de los diputados de la UCR estarán los de la Coalición Cívica (con Carrió, porque su renuncia a la banca será efectiva recién el 1° de marzo) y los del PRO, que también atraviesan una interna: Macri les impuso a Cristian Ritondo como jefe del bloque, lo que cayó pésimo entre varios de ellos, que esperaban que la conducción se resolviera por consenso.

Compartinos: