JxC emitió un comunicado sobre el conflicto del campo: “Afectan al productor agropecuario porque lo consideran privilegiado”

Frente a las restricciones al campo, Juntos por el Cambio emitió un comunicado al respecto ya que entienden que el cepo a la carne provocará “el cierre de un centenar de frigoríficos, industrias y establecimientos agropecuarios, y dejarán a miles de obreros y empleados sin trabajo”.

“Afectan al productor agropecuario porque lo consideran un sujeto privilegiado, pero no tienen en cuenta que los actores que participan en la agroindustria son muchos más que los productores de granos y carnes”. Con ese enfoque multisectorial, desde Juntos por el Cambio criticaron este sábado las “restricciones innecesarias, cupos, cepos y tipos de cambio diferenciales que está implementando el Gobierno nacional”.

Teniendo en cuenta que “las actividades productivas brindan empleo de calidad a miles de argentinos que no poseen ni trabajan una sola hectárea de campo”, rechazaron el cepo a las exportaciones de carne y de cualquier otro producto de exportación, así como las restricciones a la comercialización, porque advirtieron que “provocarán el cierre de un centenar de frigoríficos, industrias y establecimientos agropecuarios, y dejarán a miles de obreros y empleados sin trabajo”.

En el comunicado, Juntos por el Cambio se basó en datos oficiales.

“Según el Ministerio de Economía de la Nación, precisamente la Dirección de Cuentas Nacionales, el conjunto de personas involucradas en el ámbito agropecuario representa el 30,6% de los puestos de trabajo registrados en el sector privado, de un total de 10,5 millones”, puntualizaron.

Y en ese sentido destacaron que “la agroindustria genera más de 3 millones de empleos, con una característica única y virtuosa: su amplia distribución y cobertura territorial, factor esencial cuando se trata de evitar la concentración de trabajo en grandes centros urbanos”.

  • Como un mensaje dirigido a toda la sociedad, al comunicado lo elaboraron en conjunto tres centros de estudio de los partidos que integran la principal fuerza de oposición las fundaciones Pensar (PRO) y Alem (UCR) y el Instituto Hannah Arendt (Coalición Cívica) ponderaron que el sector agroalimentario no solo brinda trabajo a más 3 millones de personas, sino que posee un alto índice multiplicador de empleo.

Precisaron que “el subsector de granos y oleaginosas tiene un multiplicador de empleo de 2,5. Esto significa que se genera un empleo y medio en otros eslabones de la cadena por cada empleo directo del subsector de granos y oleaginosas. En el mismo sentido, los subsectores de ganadería y hortícola, cuentan con un índice de 2,2 y 4,2 respectivamente”.

En esa línea, advirtieron que las restricciones “dañan no solamente a los productores agropecuarios sino también a la capacidad de trabajo, su eficiencia y su empresa. La aplicación de políticas que fracasaron antes impactan negativamente en todas las cadenas, conspiran contra el crecimiento productivo y afectan severamente a toda la sociedad”.

A su vez, consignaron también que “el total de los ingresos tributarios del país, el sector agroalimentario, pesquero y forestal aportan el 41%, por lo que achicar o dejar de impulsar esta actividad, implicará disminuir en gran escala los ingresos fiscales”.

También remarcaron que “es importantísimo y necesario subrayar que este sector es el que en los últimos 5 años aportó al menos el 60% de la totalidad de las exportaciones, con el consiguiente ingreso de divisas que ello implica”.

Para finalizar, “exigieron terminar con medidas económicas e impositivas distorsivas, tomadas de forma espasmódica, que solo producen mayor desequilibrio y profundizan la falta de previsibilidad, tan necesaria para llevar adelante cualquier emprendimiento productivo e incentivar la innovación”.