A pocos días de las PASO, Axel Kicillof, precandidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires del Frente de Todos, realizó el acto de cierre de campaña este jueves 08/08 en Merlo. Acompañado por su ex jefa y actual precandidata a vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner. Ambos, con un discurso y una imagen renovada.

_______________________________

De cara a las PASO que se realizarán en 3 días, Axel Kicillof, el precandidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires del Frente de Todos, realizó el cierre de campaña este jueves 08/08 por la tarde, en Merlo. Lo acompañaron Cristina Fernández de Kirchner, precandidata a vicepresidente por el Frente de Todos, mientras Alberto Fernández, precandidato a presidente, estaba en Córdoba.

En perfecta alineación, con una imagen renovada, los precandidatos pronunciaron sus discursos tratando de limpiar su imagen, llamando a los empresarios y a los pequeños y medianos productores del campo. Ambos ironizaron sobre las diferencias económicas entre la campaña de Kicillof y Maria Eugenia Vidal

Luego del discurso de Verónica Magario, compañera de fórmula de Kicillof y actual intendente de La Matanza, le llegó el turno a Cristina Kirchner. “Yo también los quiero mucho” comenzó diciendo, ante los gritos de emoción del público. Fiel a su estilo, la ex presidenta de la Nación, habló distendida, como si no estuviera ante miles de personas, sino en una pequeña reunión, contando anécdotas.

“Buenos Aires siempre fue una provincia muy importante y definitoria de la política nacional”, explicó Cristina y remarcó que nunca vio una campaña a gobernador como la que ha realizado Axel Kicillof , porque “recorrió la provincia en un pequeño auto con 2 personas, compitiendo contra otros que lo hacían en helicópteros y tenían muchos recursos económicos”. En este sentido, la ex presidenta afirmó que “Esta campaña es la campaña de David y Golliat”.

Cristina siguió hablando sobre la importancia de la provincia de Buenos Aires, sostuvo que “es un país dentro de otro país”. Y que “representa más de 1/3 del trabajo registrado y casi el 54% de la industria manufacturera de la República Argentina”. “Por eso cada vez que se instalan proyectos neoliberales, la provincia que mas lo sufre es esta” agregó.

La precandidata a vicepresidente aprovechó la oportunidad, no sólo para liquidar al oficialismo, sino también para apuntar contra “los que se presentan como la 3ra opción. “Sería creíble si algunos que dicen no ser Macri, hablaran con los dueños de Edenor o Edesur para que bajen las tarifas” ironizó.

En referencia a la grave situación económica que atraviesa el país, Cristina afirmó que “la gente no da más” y que necesitan de un nuevo gobierno que “se ocupe de los problemas de los argentinos”.

“Por eso tantos que nos habíamos peleado, y que no nos dimos cuenta que nos estaban dividiendo para que sucediera esto (el modelo económico adoptado por el gobierno de Macri, que según ella beneficio a sus amigos) pero finalmente hemos tomado la decisión de construir algo diferente”.

“Nunca nadie piensa en todo igual, ni siquiera dentro de una misma fuerza política. Pero sí estamos de acuerdo en que no se puede seguir sometiendo a los argentinos a que muchos tengan que vivir en la calle, comer 1 vez al día, decidir si pagar el alquiler o las tarifas. Creo que este es el limite que la sociedad va a ponerle a este gobierno”, enfatizó Cristina.

Asimismo, habló de “una nueva etapa” y de “dar lugar lugar a las nuevas generaciones”. “Yo creo en la renovación generacional, es hora de que las nuevas generaciones vayan tomando la posta. Sangre nueva y joven para esta provincia y para este país” afirmó la ex presidenta y senadora nacional.

“Quería ser yo quién lo presente” dijo Cristina sobre su ex ministro de economía, Axel Kicillof, llenándolo de halagos. “Es medalla de oro en Ciencias Económicas y logró un 10 cuando presentó la tesis”, exclamó y contó que “esto Alberto Fernández no lo sabía”.

“No recuerdo ministros de economía que le anden proponiendo a presidentes proyectos de “precios cuidados y ahora 12”, los propone alguien que sabe lo que pasa en cada casa y en cada barrio” concluyó Cristina, antes de entregarle al palabra a Kicillof.

El precandidato a gobernador agradeció los halagos de su antigua jefa y comenzó diciendo que “Este cierre de campaña es en parte un cierre, pero también el comienzo de una nueva etapa”, porque “Se cierra un capitulo triste y se abre uno alegre”.

En referencia a las declaraciones de Cristina, sobre cómo recorrieron la provincia, Kicillof afirmó “Le pusimos 90.000 km al Clio”. Y agregó: “Fue una campaña muy desigual, tal vez fue por eso (que confía en ganas), porque andando en helicóptero no se llega a ver lo que pasa en la provincia.”

Sobre Alberto Fernández, el actual precandidato a presidente del mismo espacio, con quien ha discrepado en más de una oportunidad públicamente, dijo: “Con Alberto estos meses fuimos construyendo una relación que para mí fue una especie de reencuentro. Fuimos para distintas direcciones, pero cuando las papas quemaron Alberto se puso el traje”.

En un intento por despegarse de la imagen de ser anti empresarios y anti campo, Kicillof afirmo: “Con Alberto vamos a tener un presidente que se va a ocupar de la provincia que concentra la industria y el campo.” Y explicó que, “Es el gerente de producción y no el gerente financiero el más importante de las compañías, porque produce para consumir y no para acumular. Y eso es Alberto.”

Además, intentó defender al precandidato a presidente de la Nación, ante las críticas por sus recientes dichos sobre bajar las tasas de Leliq para pagarles a los jubilados pero no entró en detalles. “Está muy mal encaminada la pregunta que le hicieron, deberían pedirle al gobierno actual que explique cómo hacen para tener la tasa mas alta y destructiva de la región” dijo.

También remarcó el trabajo de su compañera de fórmula, Verónica Magario, que “no desatendió un solo día su trabajo en La Matanza, donde la adoran”. En este sentido, agradeció a los “compañeros” intendentes que “pusieron todo para que los bonaerenses tuvieran un escudo que los protegía de un gobierno nacional y provincial que los marginaba”.

Sobre el famoso discurso de la herencia propiciado por el macrismo, Kicillof dijo “Lo que podían atribuirle al pasado, ellos lo empeoraron”.

Con la presencia de Baradel, el precandidato a gobernador dijo “¿A quién se le ocurre llevar una cruzada contra los maestros? Son la base de nuestra sociedad”. “No es caes en ellas, la escuela y la universidad publica te elevan” enfatizó.

Continuando con el cambio de imagen, el ex ministro de economía dijo, “Tenemos que volver con el sector rural y los empresarios”. “Vamos a volver distintos y vamos a volver mejores. Somos otra cosa” exclamó.

Criticó fuertemente a Maria Eugenia Vidal por no haber “cuidado a los bonaerenses y abandonarlos”. “Vidal podría haber hecho algo para cuidar a los bonaerenses de las tarifas pero no lo hizo probablemente para no denunciarlo a Macri”, explicó su adversario.

“Creo que el problema central (del actual gobierno) son las prioridades. Necesitamos menos publicidad y mas educación, menos deuda y mas producción, menos carajo y mas trabajo” concluyó.

Compartinos: