La antropología se recibe de ministra… Por Fernando Pepe

 

Tremendo desafío para la antropóloga Sabina Frederic. Tremendo desafío para la antropología toda. Conducir el Ministerio de Seguridad, patriarcal si los hay, y los hay. Paradojas, o no tanto, lo creó una mujer, la actual vicepresidenta Cristina Fernández, el 10 de diciembre del 2010, en el Día Internacional de los Derechos Humanos y prácticamente fue presidido por mujeres. Nilda Garré la primera; un muy breve paso de Puricelli, el único hombre; María Cecilia Rodríguez y Patricia Bullrich.

Ahora se suma la ministra Sabina Frederic, quien seguramente tendrá un gran desafío, entre otros inimaginables para este columnista, reconstruir la línea histórica trazada en su creación, quebrada en los últimos cuatro años, para volver a poner el paradigma de seguridad en manos de la justicia social y ampliación de derechos haciendo honor al día de su creación, día que en nuestro país está asociado directamente con la democracia desde Raúl Alfonsín hasta hoy, que festejamos un nuevo gobierno elegido por nuestro pueblo.

Sabemos que cuando la ciencia trabaja orientada por un proyecto nacional integrado con profesionales formados en la sensibilidad, que diagraman políticas públicas de igualdad, equidad y respeto, una ciencia comprometida y estratégica para el desarrollo nacional cobra vital relevancia y justifica así su propia existencia.

Quien haya estudiado antropología recordará a nuestro antropólogo ministro. El querido Darcy Ribeiro que revolucionó la teoría antropológica hasta nuestros días. Ribeiro fue Ministro de Educación y de la Casa de Gobierno de Brasil hasta que el gobierno del presidente João Goulart sufrió un Golpe de Estado Militar -1964 a 1985- que lo obligó a exiliarse. Desde ese momento se convirtió en un referente latinoamericano y trabajó con los presidentes Juan Velasco Alvarado en Perú y Salvador Allende en Chile. Darcy refrendó en acciones lo que la antropología está capacitada a aportar cuando se pone al servicio de un proyecto nacional emancipador y de ampliación de derechos.

Hoy en Argentina la antropología enfrenta un reto mucho mayor en condiciones adversas. En una Latinoamérica convulsionada, en donde en nuestra hermana república de Brasil se hace apología de la mano dura, recrudece la atroz represión en Chile, Ecuador, Perú, Haití y sumado el golpe racista en Bolivia, en la Argentina apostamos, con el voto, a la paz social, a la justicia social y también, está demostrado ahora, a una ciencia comprometida y la altura.

En este caso nuestra ciencia, la hermosa antropología, que nos enseña que en la diversidad entramos todos, todas y todes, lo cual incluye a todas las fuerzas, si, a las de seguridad también.

Será tarea de la primer ministra antropóloga enfrentar el cambio histórico que necesitamos, no solo para la formación de nuestras fuerzas de seguridad, sino para que la ciencia irrumpa con sus conocimientos en la esfera de la gestión pública, devolviendo al pueblo todo lo que la universidad pública nos brindó.

(*) Antropólogo. Presidente del colectivo GUIAS (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social).

Deja una respuesta