La Coalición Cívica se negó a firmar el pedido de juicio político contra Alberto Fernández

La foto del presidente Alberto Fernández festejando el cumpleaños de la primera dama, Fabiola Yañez, en plena cuarentena estricta, aún sigue dando que hablar. Y en ese sentido, mientras la oposición intenta impulsar un juicio político contra el mandatario nacional, la Coalición Cívica, partido que lidera la exdiputada nacional Elisa Carrió, sorprendió y no acompañará el pedido.

En principio, legisladores del PRO y la UCR impulsaron un pedido de juicio político al Presidente tras el escándalo de la fotografía en la que se ve a más de 11 personas junto al Presidente celebrando un cumpleaños en medio de la cuarentena que él mismo decretó.

Sin embargo, la Coalición Cívica (CC) se negó a adherirse a ese pedido y no firmaron la iniciativa de aplicar el juicio político contra Alberto Fernández.

En ese sentido, Elisa Carrió dijo que “en campaña no se hace juicio político”, aunque el motivo real sería que teme que Cristina Kirchner y La Cámpora ganen más terreno y se queden al frente del Poder Ejecutivo.

Para hacer el Juicio político se requiere una mayoría especial de dos tercios en la Cámara de Diputados, para lo cual Juntos por el Cambio debería conseguir 54 votos. Sin embargo, la estrategia contra el oficialismo se debilitará porque Carrió no quiere hacer nada que complique a Alberto Fernández y le otorgue más poder a Cristina Kirchner.

  • Sólo un grupo de diputados del PRO y de la UCR, integrado por Fernando Iglesias, Jorge Enríquez, Waldo Wolff y Luis Petri, entre otros, presentó el viernes último un proyecto de resolución para pedir el juicio político contra el Presidente “por mal desempeño y por la eventual comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

No es la primera vez que desde el partido que lidera Elisa Carrió se plantan en Diputados, incluso, uno de los últimos guiños al oficialismo fue que la propia Carrió propuso respaldar a Daniel Rafecas el año pasado como candidato del presidente para la Procuración General de la Nación.

En ese contexto, la exdiputada lo consideraba “un mal menor” ante la posibilidad de que eligieran a alguien afín al kirchnerismo o que se cambien las mayorías y plazos para su nombramiento. Por su parte, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal coincidieron en esa postura. Y a su vez, el “ala dura” de Juntos por el Cambio, que consideraba que no debían meterse en una interna del oficialismo, terminó siendo “funcional” a la Vicepresidenta.

La palabra de Carrió:

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, explicó en televisión por qué no acompaña el pedido de juicio político contra Alberto Fernández.

“No quiero que sea algo electoral. Esto es un delito. Tiene que definirse la Justicia”, disparó.

“No quiero ser funcional al enojo de Cristina Kirchner”, afirmó y agregó que el juicio político a Fernández podría ser usado por la vicepresidenta para asumir la Presidencia. “Sólo con adherirse al juicio político podría lograrlo. Y ahí sí, vamos a Venezuela”, advirtió en diálogo con el canal TN.

“Tiene que avanzar la Justicia. En campaña no hago denuncias ni pedido de juicio político. Esto es muy grave, no es electoral. Sigo más la causa Aveleira, de estas señoras que están encerradas, las dos con la primera dosis, que se le murió un hijo de 50 años. Quiero que se investigue la autoría intelectual del delito de privarnos de otras vacunas para privilegiar el acuerdo con Putin. Este es el delito más grave, esto tiene que avanzar”, explicó.

“Hay 50 mil personas que no deberían haber muerto”, precisó.

“Hablo por la Coalición Cívica, porque Mario Negri ha pedido el juicio político y tiene todo el derecho a hacerlo. Yo pongo el ejemplo de mi propia vida política. Cuando fui presidente de la comisión de lavado podía ser senadora por la Capital, pero dije: ‘No voy a hacer uso político de esta comisión para ganar una elección’. En campaña no se hacen denuncias, salvo un homicidio o un magnicidio”, sostuvo.

Y en esa misma línea, afirmó: “Tampoco quiero ser funcional al enojo de Cristina, que es la ideóloga de que no estemos todos vacunados”.