Por Vanina Biasi (*)

Del 12 al 14 de octubre se realizará el 34 Encuentro de Mujeres y disidencias, este año, en la Ciudad de La Plata. Se prevé que será el de mayor concurrencia de la historia.

La lucha por los derechos de las mujeres ha puesto en el centro de las responsabilidades al Estado. El movimiento de mujeres argentino y este Encuentro deben sentir el orgullo de ser la inspiración de las compañeras mexicanas, que a fuerza de movilizaciones con pañuelos verdes obtuvieron la legalización del aborto en el Estado de Oaxaca, y debe asumir el desafío de denunciar a los Estados, como el de Ecuador, que se han negado a despenalizar el aborto en caso de violación, dando la espalda a las ecuatorianas que luchan embanderadas en el pañuelo verde. La pelea por romper la relación entre Iglesia y Estado en toda América Latina resulta urgente.

Este evento, masivo y de impacto internacional, se desarrolla en medio de una profunda crisis económica y social y a solamente dos semanas de las elecciones presidenciales. En Argentina, el gobierno de Mauricio Macri, como los anteriores, se mostró incapaz de hacer retroceder los índices de violencia, la discriminación jurídica, la desigualdad salarial. Discriminación que se muestra de forma cruda en la preponderancia femenina entre las filas de la población más pobre. Los anuncios de campaña de las fuerzas mayoritarias, Alberto Fernández y Mauricio Macri, llevan la marca de estos fracasos, asociados a la orientación social de gobiernos que no buscan terminar con la precarización laboral sino que la profundizaron o que tejen acuerdos con Iglesias que luego exigirán desoír el grito de la Ola Verde.

Uno de los ejes de este Encuentro será proclamar que nuestra demanda de aborto legal no se devalúa. Las expresiones públicas de monseñor Tucho Fernández en el diario La Nación, (acusado de proteger al confesor de Julio Cesar Grassi, el cura Lorenzo, también él abusador), aunque se dirigen a un debate interno del clero, no dejan de ser palabras dichas en boca de alguien que no posee autoridad sobre las mujeres y nuestra causa.

Monseñor Fernández, que está inscripto en el campo de las peores atrocidades que se puedan cometer encabezó la cruzada contra el aborto legal desde la Iglesia Católica bajo el lema de que «las pobres no abortan», cuando no sólo lo hacen sino que quedan mutiladas y mueren en el intento. En el Encuentro participarán grandes delegaciones de mujeres piqueteras y mujeres que participan en comisiones de familiares de obreros de fábricas en lucha, (que abortan en la clandestinidad) que llevarán al encuentro la lucha contra el ajuste, los planes del FMI y los reclamos de prohibición de los despidos, aumentos salarial, apertura de las inscripciones a los programas sociales y aumento.

Debatiremos también la despenalización que propone Alberto Fernández, que no termina con la clandestinidad y no elimina ni ataca los artículos del Código Penal por los cuales se detiene a las mujeres, como a Belén en Tucumán o a Patricia en la Provincia de Buenos Aires, perseguidas bajo el imperio del artículo referido al «homicidio agravado por el vínculo», que no se propone derogar.

También la violencia contra la mujer exige resoluciones inmediatas. Vamos a este Encuentro a buscarlas en un diálogo común. Para impulsar esas soluciones creemos que es necesario dejar que las mujeres que luchan por sus derechos fijen la orientación y sus políticas mediante la elección de un Consejo Autónomo de Mujeres a nivel nacional y a niveles provinciales, financiado por el Estado y cuyas resoluciones deben ser vinculantes.

Las mujeres que integramos el #FITUnidad estaremos allí impulsando no sólo el debate sino la acción a través de la decisión democrática y soberana de las mujeres que concurrimos al Encuentro, con la autoridad de ser la única lista 100% verde y 100% defensoras de las y los trabajadores.

Todas las mujeres que puedan deben concurrir a este maravilloso evento masivo de las protagonistas de la historia argentina de los últimos cuatro años. ¡Adelante!

(*) Candidata a Diputada Nacional por el FIT por la Ciudad de Buenos Aires. Dirigente del Plenario de Trabajadoras.

Compartinos: