La crítica constructiva en educación esa incomodidad del presente. Por Daniela Leiva Seisdedos

Yo no sueño con una mejor educación porque si sueño nunca será parte de la realidad. Yo trabajo para que no sea un sueño. La educación argentina no necesita salvadores épicos, que sean súper expertos.

Necesitamos que la educación sea un tema de todos, que tengamos una educación real,  porque si estamos implicados será nuestra propia salvación educativa. Los argentinos tenemos que sincerarnos y tomar en cuenta ¿qué modelo de educación y de persona queremos y para qué sociedad?.

¿El ser humano es egoísta por naturaleza? El problema de hoy en día en nuestro país es el precio que pagamos por no invertir en educación.

La decisión de abandonar la escuela no es responsabilidad de los chicos, esa responsabilidad es de todo nosotros quien más quien menos todos somos responsables, este abandono es hoy, no solo se pagará en el futuro eso de paga hoy, nuestros alumnos están abandonando las escuelas hoy.

Mañana quizás serán los NINI, los pobres que engorden al lista de analfabetos, de desocupados o tenga un trabajo de baja calidad.

La democracia de Argentina es de baja calidad porque la educación es de baja calidad.

La adversidad educativa no es solo de esta pandemia, está la está acelerando en nuestro país estamos hipotecado el futuro y el presente y futuro se hace con una educación de calidad y responsable. Se acelera porque no sabemos a dónde vamos no hay un plan, hay parches sobre parches y gobernantes que año tras años piensan que la educación es un constante gasto.

La educación en casa está cada vez más colapsada. La mejora de la educación es un dilema que no se resuelve en los escritorios, con slogans de campañas políticas. No se ven políticas referidas a la mejora de calidad educativa, de todo lo que nos pasa se hace un tango; evaluaciones si, evaluaciones no,, aprobar si, aprobar, no. Mérito si mérito no. Todo el mundo piensa que la escuela está para resolver todo y los que resuelven los problemas deben ser los docentes.

Los «proyectos educativos» transcurren entre educación para el trabajo, educación sin ser alienante y no vemos que la educación debe ser eclética, todo es útil para la educación todos somos humanos y diversos. En las escuelas hay seres vivos, no inertes por lo tanto la educación debe ser vivida y respetada, es un derecho.

Hoy vemos, los que somos docentes de aula que pedagogos, y ministros se llenan la boca, desde sus oficinas, hablando de las campañas que llevan a cabo para cumplir con una educación de calidad y me pregunto: ¿Qué valoración podemos darle a esta afirmación? cuando, siempre es un deseo de campaña por cumplir y la crisis se patea para adelante. La crisis se patea porque existe el vamos viendo, haremos tal cosa,; no hay certeza de nada, solo una premisa el gobierno anterior hizo todo mal ¿todo mal?

El compromiso de la educación es de todos, pero son los gobiernos de turno que deben dar respuesta a la formación de una política educativa que se sostenga en el tiempo.

Los argentinos valoramos mucho la educación como derecho pero de hecho no lo ejercemos, necesitamos que nuestros alumnos salgan de la escuela en lo posible siendo personas críticas y autónoma y no peones de los que quieren detentar el conocimiento.

La educación no es tarea solo de los docentes, no está solo en las escuela es responsabilidad de todos.

Daniela Leiva Seisdedos, profesora de historia, Personalidad destacada de la Educación del HCD de La Plata

Deja una respuesta