Según el último trabajo de la Universidad de San Andrés, Cristina Fernández de Kirchner es la candidata que más creció en imagen positiva, mientras que María Eugenia Vidal se mantiene como la macrista con mejor imagen, pese a haber sufrido incluso una caída de 30 puntos desde septiembre de 2017. En cuanto a un posible balotaje entre Mauricio Macri y Alberto Fernández, muestra un empate técnico, aunque con un alto porcentaje de votantes que aún no definen a quién votar.

_____________________________

Una encuesta de la Universidad de San Andrés señala que Cristina Fernández de Kirchner es la dirigente que más creció en imagen en los últimos tiempos y supera incluso al candidato a la presidencia Alberto Fernández.

«Supera la imagen positiva del presidente. Alberto Fernández, candidato a presidente por el espacio del Frente de Todos, posee un 29% de imagen positiva bruta», sostiene el informe.

La ex mandataria alcanza, en efecto, un 37% de imagen positiva, aunque tiene un diferencial negativo de -19% (esto es una mayor imagen negativa que positiva). Su compañero de fórmula, alcanza un 29% de imagen positiva.

Por contrario, según el trabajo, la mayoría de los dirigentes de Cambiemos experimentaron una caída en su imagen, producto del desgaste de la gestión y de los rendimientos políticos y económicos de los últimos 2 años.

El presidente mismo tiene un 33% de imagen positiva y una imagen negativa del 61%, con un diferencial negativo de -27%.

El único dirigente que logra tener una relación entre opiniones positivas y negativas mayor que la de Vidal es Ricardo Alfonsín: el líder radical disidente presenta un 44% de imagen positiva y un diferencial de 12% positivo.

La gobernadora bonaerense posee una imagen positiva del 43% con un diferencial negativo de -4%. Cierto es que, Vidal ya no es lo que era. Si bien sigue siendo la dirigente del oficialismo que mejor imagen positiva tiene, desde hace unos meses tiene más opiniones negativas que positivas. Y considerando que en septiembre de 2017 rondaba el 75% de imagen positiva, ha experimentado una caída de más de 30 puntos. Aunque ello no le quite ser aún uno de los líderes mejor evaluados.

Por otra parte, según los números que muestra el sondeo, el 73% de los entrevistados están insatisfechos con la marcha general de las cosas, aunque el grado de satisfacción (24%) es más elevado que los resultados de las últimas mediciones, subiendo luego de diez meses en caída.

También la aprobación del gobierno subió por primera vez luego de haber estado en caída desde septiembre de 2017, y alcanzó el 33%. Sin embargo, el 63% desaprueba la gestión del Gobierno.

Desde el punto de vista territorial, el gobierno es ampliamente desaprobado en el GBA y en el interior de la Provincia de Buenos Aires, paradójicamente el territorio de la Gobernadora Vidal, la política con mejor imagen del partido en el gobierno.

En relación con las políticas públicas, el 54% de los encuestados están satisfechos con las políticas de obras públicas e infraestructura, desde hace ya varias olas la política pública mejor evaluada por parte de los entrevistados. Contrariamente, se observan altos niveles de insatisfacción con la política económica (80%) y social (66%).

Entre los principales problemas, se encuentra la inflación con un 37%, seguida por el desempleo (35%) y la pobreza (32%). La inseguridad/delincuencia (31%) cayó en el ranking de preocupaciones desde el año pasado, y la corrupción (26%) dejó de ser una de las principales preocupaciones.

Pensando la situación del país en comparación con el inicio de la gestión de Mauricio Macri, el 62% de los encuestados opina que estamos peor. Sin embargo, la mayoría (29%) cree que mejorará en el futuro: «Hubo un aumento en las expectativas positivas hacia el futuro», sostiene el informe, que agrega que en ese sentido, comparando con las mediciones anteriores se observa una mejora en el optimismo prospectivo así como una leve mejora en la percepción retrospectiva.

A la hora de los votos, en ese marco, el sondeo -realizado a partir de 1.008 entrevistas entre el 2 y el 11 de julio- muestra un escenario de empate técnico en caso de un eventual balotaje entre Macri y Alberto Fernández, aunque con un alto porcentaje de votantes que aún no definen a quién votar.

La fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández obtendría un 32.4% mientras que la formula Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto conseguiría 31.9%. Sin embargo, el 28% de los entrevistados asegura no saber a quién va a votar y un 8% dice que votaría en blanco.

Según el trabajo, en la proyección de indecisos, la fórmula Fernández-Fernández llegaría al 41.5%, mientras que la de Macri-Pichetto alcanzaría el 40.9%.

Compartinos: