Aunque las miradas sobre las internas que se vienen luego del 10 de diciembre estén puestas en el Gobierno saliente, referente al tema de quién será el próximo y único líder de la oposición, en el Frente de Todos ya empiezan a hacer cortocircuitos y la tensión sobre los cargos del Gobierno de Alberto Fernández se han trasladado al Congreso Nacional. La jefatura del interbloque oficialista reavivó una de las internas en el Frente de Todos, lo mismo que el deseo del presidente electo de elegir un nuevo procurador.

Las internas no solo empiezan a reflotar del lado de Cambiemos, que luego del 10 de diciembre tendrá que definir si es Mauricio Macri u otro, el líder único de quienes muy pronto serán la oposición. Incluso, el futuro de la coalición Cambiemos todavía es incierto debido a los choques que ya se dejan ver: Alfredo Cornejo por ejemplo, no cree en un liderazgo único sino en un liderazgo «horizontal», Mario Negri por su parte, admite que Cambiemos necesita «un reseteo», Horacio Rodríguez Larreta, en silencio, se perfila como candidado para las presidenciales de 2023, y Mauricio Macri, debido al 40% de los votos que sacó en las elecciones, ya se autoproclamó como el líder de la oposición al Gobierno de Alberto Fernández.

Aunque todas las miradas sobre las internas estén puestas en el Gobierno saliente, dentro de la gran coalición política que es el Frente de Todos, sus integrantes ya empiezan a desentonar. Y es que, algunos puestos importantes dentro del Congreso de la Nación ya empiezan a provocar cortocircuitos entre quienes serán Gobierno luego del 10/12.

Una de los primeros temas que incomodó a algunos integrantes del Frente de Todos, específicamente a los senadores, es el deseo del presidente electo Alberto Fernández de designar como procurador de la Nación al juez federal Daniel Rafecas.

Hasta ahora es Eduardo Casal, que es el procurador interino, tras la renuncia de Alejandra Gils Carbó.

Para que su deseo se cumpla, tiene que contar con el aval del Senado. Incluso, trascendió que Alberto F ya tendría el OK de Cristina Fernández de Kirchner para que Rafecas ocupe el cargo, pero el nombre no cayó muy bien en las bancas del Senado.

En el Senado no avalarían a Rafecas por un caso de vieja data, en el que el juez, cuando llevaba una investigación de sobornos dentro del recinto, habría maltratado tanto a senadores como a empleados del Senado nacional.

Por esta razón, Alberto buscará negociar con algunos bloques del senado para que finalmente, Rafecas se convierta en el nuevo procurador.

Por otro lado, se conoció una nueva molestia en el Senado de la Nación por el deseo de la vicepresidente electa CFK, que quiere para la mendocina Anabel Fernández Sagasti, la jefatura del interbloque oficialista.

Por supuesto que la noticia no cayó para nada bien en las filas del PJ, incluso, su jefe Carlos Caserio, pretende seguir liderando el bloque. Incluso trascendió que desde el PJ van a pedir «una votación», ya que consideran que la postulada de CFK no es merecedora de ocupar la jefatura.

Fuentes cercanas a la expresidente aseguran que la relación de CFK con la mendocina Sagasti se consolidó durante su labor en el Senado y afirman que «tiene ganada la confianza de Cristina».

En ese sentido, se supo que, para tratar de negociar con Caserio, que tiene amplio respaldo de sus compañeros -12 en total-, buscarán convencerlo de ser presidente provisional del Senado, el tercer lugar en la línea sucesoria.

Compartinos: