La izquierda busca distanciarse del resto de la oposición y cuestionará a Capitanich

El cuórum para el informe de gestión que brinda el jefe del Gabinete de Ministros Jorge Capitanich, fue logrado con la presencia de 132 diputados del Frente Para la Victoria, junto a los del Frente de Izquierda, el bloque de Unidad Popular y Francisco De Narváez (Unión Celeste y Blanco) y Carlos Brown (FE).

El diputado nacional Pablo López (FIT – Salta), entrevistado por NCN, señaló que desde su espacio ven el informe del ministro coordinador como una «oportunidad» para «interpelar» al gobierno.

Respecto a la no asistencia de parte del arco opositor, consideró que se trató de una maniobra «puramente propagandística», puesto que manifiestan grandes oposiciones con el Frente Para la Victoria, pero que en 2014 acompañaron la eximición de retenciones al biodiesel, el proyecto para rebajar las cargas patronales para promocionar el empleo formal y el acuerdo con Repsol. Estimó que tanto oposición como oficialismo «comparten una política de Estado en defensa de los intereses de las empresas y de los vaciadores internacionales».

A su vez, el referente del Partido Obrero adelantó que la intención de su espacio político es expresar el repudio por la solicitada que publicó el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor en medios nacionales cuestionando la actitud de los legisladores de izquierda acompañando a los trabajadores de Gestamp.

El secretario general del gremio Aldo Pignanelli atacó a los diputados de izquierda y consideró que no trabajaban, además calificó como «hijo de puta» al titular de la bancada del FIT Néstor Pitrola. En respuesta, López destacó que los diputados de izquierda, fueron votados para «defender a los trabajadores del ajuste». Resaltó que con la presencia en las manifestaciones de trabajadores están » haciendo valer la representación» y que de esa forma llevan a cabo un «planteo político alternativo para denunciar los ataques» a distintos sectores.

Además, recordó que ellos trabajan presentando proyectos y asistiendo a las sesiones, como lo han venido haciendo desde que asumieron sus bancas. «El que no cumple el papel por el que fue votado es la dirección del SMATA», aseveró el referente del Partido Obrero. Subrayó que en vez de combatir los despidos y suspenciones en las fábricas autopartistas (citó como ejemplo a Peugeot y Lear), la cúpula del gremio analiza como neutralizar «la infiltración de la izquierda».

Deja una respuesta