La Legislatura porteña dividida

Los diputados de la Ciudad cobran $30.000 de bolsillo; algunos presentarán proyectos para igualar los haberes de un maestro; el FPV y Pro ya rechazaron el «recorte».

Legislatura porteña está dividida por los sueldos. Los diputados de la Ciudad recibieron en 2013 un aumento salarial del 57 por ciento. Ahora cobran, en promedio, $ 30.000 de bolsillo. Muchos legisladores dicen que sus haberes son apenas correctos y pretenden más. Otros, en cambio, piden un recorte. Y ya dieron un primer paso: redactaron proyectos de ley para limitar la dieta de todos sus colegas.

NCN fue el primero en anunciar que mediante acta de escribano público, Gustavo Vera donó parte de su sueldo como funcionario público; solamente se quedó con lo equivalente a dos cargos en la docencia. 14 o 16 ‘lucas’ destina ahora todos los meses a distintas organizaciones como Familiares de las víctimas de Once, entre otras.  «Me da vergüenza ser un servidor público y ganar cinco veces más. Viviré como hasta ahora: como maestro», consideró esa vez a este medio el legislador por UNEN.

Vera, además, presentará en marzo un proyecto de ley para regular la dieta de sus colegas. Propone que ganen un sueldo equivalente a un director de escuela y añade otro punto polémico: pide que sus colegas y sus familias se atiendan en hospitales públicos. «Tendrán la obligación de ir al Estado y no como ahora, que tienen Medicus», lanzó.

Los diputados porteños percibieron tres aumentos el último año: su sueldo bruto (sin descuentos) pasó de $ 30.000 a $ 47.000. Superaron, holgados, la inflación del Indec y también la de las consultoras privadas.

La primera suba llegó en enero del 2013, cuando hubo una recategorización general de los empleados legislativos. Dos meses después, en marzo, cobraron un incremento del 24 por ciento por paritarias. Y en diciembre, llegó otra compensación por la mejora del título universitario, que repercutió en las dietas de los 60 legisladores. Para 2014 tienen presupuestado otro 24 por ciento en paritarias

En enero, los sueldos de los legisladores variaron de acuerdo a los distintos descuentos o beneficios personales, entre $ 26.000 y $ 37.000 en mano. Pero las dietas de los legisladores están lejos de los diputados nacionales: en el Congreso cobran 50 mil.

[divider]

Los que se oponen

El kirchnerismo porteño ya anticipó que rechazará disminuir sus haberes. «Me gustaría donar mi sueldo, pero no puedo. No es gran cosa si uno piensa en las horas laborales, militancia y trabajo social que implica este cargo», dijo Dante Gullo.

Gabriela Alegre, jefa del bloque Frente para la Victoria, explicó: «El sueldo es correcto por la responsabilidad y dedicación que, en mi caso, es absoluta: diez horas por día. Cada trabajador debe cobrar de acuerdo a sus responsabilidades.»

El macrismo también adelantó una negativa rotunda. Ritondo propuso que cobren lo mismo que ganaban antes de ser electos. «Hay gente que ganaba menos, como Vera, pero también otros cobraban más. La cátedra universitaria de Iván Petrella en Miami se pagaba en dólares», señaló.

Las dietas de los legisladores fueron reguladas por ley en diciembre de 1997, cuando advirtieron que empleados de planta permanente ganaban más que los propios diputados. Según el artículo primero bis de la Ley N° dos de ese año, el salario de los legisladores porteños se calcula en un 20 por ciento por encima de un empleado de la Legislatura, máxima categoría, con título universitario y 25 años de antigüedad.

Deja una respuesta