La Legislatura “repudió” incidentes en la Comuna 4

El Cuerpo sancionó una declaración con texto consensuado. Violentos hechos ocurrieron en la sede comunal en Pompeya, durante una asamblea de vecinos donde debatían la venta de terrenos de Casa Amarilla.

Tras hechos de violencia en la sede comunal de la Comuna 4, donde dos personas resultaron heridas, la Legislatura porteña aprobó un texto consensuado expresando su “repudio” y solicita el esclarecimiento del caso.

Los incidentes ocurrieron este miércoles por la noche en un local de Pompeya cuando, en una reunión del Consejo Consultivo, se debatía la venta de terrenos de Casa Amarilla al Club Boca Juniors, para construir un nuevo estadio.

En enfrentamientos, un hombre resultó apuñalado y el hermano del senador Juan Manuel Abal Medina, fue gravemente golpeado. Desde la agrupación xeneixe “Boca Es Pueblo” se acusó a punteros del Pro de enviar agresores.

En el recinto, el diputado Marcelo Ramal (FIT) denunció que en los incidentes “actuó una patota a cuenta y orden del macrismo”. Y sostuvo que “el hilo conductor” del conflicto es “la entrega de tierras públicas para negocios privados”, porque terrenos de Casa Amarilla “pertenecían al Instituto de Vivienda de la Ciudad”.

Desde el Pro, Claudio Niño subrayó: “la Justicia ya pidió vídeos” y señaló: “muchos testigos que dicen cosas diferentes”. “Quienes somos de la Comuna 4 conocemos que los que hablaron son gente de la política y no vecinos”, remarcó.

Por su parte, el legislador Hernán Rossi (SUMA+) repudió la violencia y pidió reflexionar en que “las juntas comunales no funcionan adecuadamente en la Ciudad”. Asimismo, responsabilizó al Gobierno porteño y comuneros del oficialismo.

Para Gustavo Vera (Bien Común), “el meollo de la cuestión es la inconstitucionalidad” de la venta de tierras, porque esta acción “viola artículos 82, 89 y 90 de la Constitución de la Ciudad”.

En tanto, el diputado Javier Andrade (FpV) resaltó: “este hecho tiene algo muy grave y es que se dio en la sede comunal, una de las instituciones que tiene el Gobierno de la Ciudad”. “Cercenan la militancia”, acusó.

“Deje hablar”, le dicen a Roy

Al tratarse sobre tablas, discursos de legisladores se dieron en el marco de manifestaciones, hacia el final de la sesión. Según la vicepresidenta primera, Carmen Polledo, el reglamento establece sólo tres minutos para hablar.

Así, Polledo fue estricta con el cronómetro y pidió en más de una oportunidad que diputados cerrasen sus discursos en el tiempo establecido. Tanto así que, cuando Marcelo Ramal hablaba, la vicepresidenta primera le cortó el micrófono.

Más tarde, ante el apuro de la legisladora para que Roy Cortina finalice con sus palabras, el diputado socialista gritó: “sea inteligente, descomprima, deje hablar”. A la defensa de Polledo salió Alejandro García (Pro), que disparó: “no nos hace falta ningún pavo real que se crea más que otro”.

Deja una respuesta