El proyecto consensuado en el plenario de comisiones obtuvo 64 firmas a favor contra 57 que reunió el rechazo. De esta manera, será el primer tema de la sesión de este miércoles que comenzará las 11.

Con 64 firmas, el texto obtuvo el visto bueno del plenario de las comisiones de Legislación General; Legislación Penal; Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia y Acción Social y Salud. Reúne la letra de diez proyectos distintos y fue consensuado a partir de la iniciativa impulsada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

La diputada Brenda Austin (UCR) celebró el avance del proyecto hacia el recinto: “Llego el día, acá estamos después de un intenso debate”.

Austin fue la encargada de explicar los detalles consensuados del proyecto: la inclusión de un sistema de plazos hasta la semana 14, bajo criterios de legalización y despenalización; la inclusión -hasta la semana 14- de los causales que rigen en la actualidad según el fallo FAL; la regulación de la objeción de conciencia; la incorporación de “consejerías” para atención previa y posterior a la interrupción voluntaria del embarazo.

Asimismo, el texto consensuado contempla el refuerzo del cumplimiento de la ley de educación sexual integral; la incorporación de un registro estadístico de las cifras sobre abortos; y la capacitación en perspectiva de género a profesionales de salud a fin de brindar contención a las mujeres que deseen realizar una interrupción voluntaria del embarazo.

En tanto, el texto de rechazo a la iniciativa que contempla la despenalización del aborto reunió 57 adhesiones. Los diputados Karina Molina (PRO), Lucas Incicco (PRO), Gisela Scaglia (PRO), Rosa Muñoz (Trabajo y Dignidad) y Estela Regidor (UCR) fueron los encargados de leer el dictamen de rechazo.

“El debate llevado a cabo nos obliga a no mirar para otro lado, debemos reconocer que el embarazo no deseado es un problema, pero en función de ello debemos trabajar en propuestas superadoras que promuevan el respeto por toda vida humana e incluyan una atención especial a la situación de las mujeres desprotegidas o que se sienten forzadas a abortar. Hay otras maneras de reducir el número de abortos que no sea legalizando más muertes. El aborto suma más vulnerabilidad que no podemos desconocer a la hora de proteger la salud física y emocional de las mujeres”, resume el texto.

A la hora de las alocuciones, Daniel Filmus (FpV-PJ) destacó el dictamen como uno de los “avances importantes en la democracia argentina” y ponderó haber “logrado un solo dictamen de proyectos diferentes: plantea la madurez que tiene el movimiento que brega por la interrupción voluntaria del embarazo”.

En tanto, Vanesa Massetani (FUNA) rechazó el proyecto y llamó a “no dejar de lado los procedimientos de la Constitución: el derecho a la vida está protegido por la Constitución Nacional y los tratados internacionales”.

Cecilia Moreau (FUNA) agradeció “a las mujeres y a la revolución de las hijas” por el impulso al proyecto. “Las jóvenes que están con sus pañuelos en sus mochilas, nos dieron un ejemplo de ampliación de la cultura democrática”, dijo.

Horacio Goicoechea (UCR) sumó su rechazo al proyecto, al argumentar que “más allá de las buenas intenciones subvierte un orden biológico, biomédico, jurídico e histórico de la Nación”.

Asimismo Cornelia Schmidt Liermann (PRO) agregó que “no existe el derecho al aborto como tal, existe el derecho a la vida” y lamento no haber incorporado “la visión del niño por nacer”.

En contra del proyecto también se explayó Juan Fernando Brügge (Córdoba Federal) quien adelantó que planteará la nulidad de la discusión en el recinto porque, a su criterio, violaría tratados internacionales.

La última oradora fue Carolina Moisés (Justicialista) quien resumió su apoyo al texto al manifestar que “es un tema de salud pública”. “Tenemos la responsabilidad de dejar nuestros criterios personales en pos del bien común”, concluyó.

Compartinos: