La oposición realizó el pedido para que este miércoles la Cámara de Diputados realice una sesión especial para repudiar el «golpe de estado» en Bolivia contra el presidente Evo Morales. Entre las firmas que formalizan la sesión se encuentra la del diputado nacional del PRO, Daniel Lipovetzky, la UCR que condenó el golpe también bajaría a sus bancas.

El presidente del bloque de diputados del Frente Para la Victoria, Agustín Rossi (Santa Fe), había anunciado este lunes que la bancada que conduce pedirá una sesión especial para que la Cámara baja repudie este miércoles próximo lo que consideró «un golpe clásico de Estado contra Evo Morales» en Bolivia.

El oficialismo dividido con parte de la UCR repudiando el golpe y el PRO en silencio, realizará una reunión «interna de mesa chica» para ver que postura tomarán en el recinto. El radicalismo podría bajar a sus bancas para manifestar su postura mientras que el PRO es una incógnita.

En su cuenta de Twitter, Rossi anticipó que desde el FPV-PJ junto a otros bloques «vamos a convocar a una sesión especial este miércoles para repudiar el golpe de estado en Bolivia, exigiendo el resguardo físico par Evo, Alvaro, y otros dirigentes del MAS (Movimiento al Socialismo) y la plena vigencia del orden constitucional».

«El golpe contra Evo es un golpe clásico, porque se utiliza a las Fuerzas Armadas para provocar su derrocamiento, el comunicado de la Cancillería argentina evita utilizar la palabra golpe», dijo el ministro de Defensa de Cristina Fernández de Kirchner.

La situación critica de Bolivia recibió la calificación de «golpe de estado» de la totalidad del arco opositor, de la gran mayoría del bloque radical mientras que los funcionarios del gobierno nacional y el PRO sostienen que no se trata de un golpe. El oficialismo mantiene diferencias internas a la hora de repudiar la renuncia de Morales y puede repercutir en el recinto, justo en vísperas al recambio de diciembre.

Evo Morales renunció el domingo a la jefatura del Estado boliviano al denunciar un «golpe cívico, político, policial», luego de que la oposición y la Central Obrera Boliviana, la mayor del país, pidieran su dimisión y los militares desconocieran su condición de jefe de las Fuerzas Armadas.

Compartinos: