En la comisión de Legislación General de la legislatura no hubo dictamen sobre el proyecto que envió el gobierno provincial. Resolvieron darle cabida a las voces que cuestionaron la nueva norma.

El presidente del bloque de diputados provinciales del PJ, Espartaco Marín, confirmó que decidieron frenar el tratamiento del proyecto que envió el gobierno provincial de nueva ley de la Policía, para escuchar los cuestionamientos del Movimiento Popular Pampeano de Derechos Humanos.

Los militantes de ese espacio habían advertido la intención del oficialismo de avanzar y reclamaron abrir del debate, que no se apuren a aprobar el proyecto antes del 10 de diciembre, como era intención principalmente del Ejecutivo y los legisladores del PJ. También cuestionaron aspectos de la norma porque no terminan de cambiar el paradigma de una legislación heredada de la época de la dictadura.

A la salida de la reunión de la comisión de Legislación General, este miércoles por la mañana, Marín explicó las razones por las cuales no sacaron dictamen. “Se pospone el tratamiento de la ley de policia producto de que hay algunos interrogantes que plantea el Movimiento. que fueron receptados por la Secretaría de Derechos Humanos y el ministerio de Seguridad. Lo analizaremos cuando proponga las modificaciones y veremos cuando es oportuno avanzar con la nueva ley de policía”, dijo.

Eso signficaría que lo vamos a analizar cuando nos las acerquen. Si nos ponemos de acuerdo en este período, será en este período y sino se pospondrá”, abundó.

Eso tiene que ver con esas observaciones. Por ahora nos han mandado una nota manifestando el rechazo en términos generales de algunos puntos de la ley. Pero no hay una propuesta concreta de artículo por artículo, como para que nosotros podamos analizar si las aceptamos o no”, prosiguió.

En ese sentido, el diputado confió que “la idea es consensuar” el proyecto. “Hace mucho tiempo que esta es una deuda pendiente que tiene nuestra provincia y nuestros gobiernos. Nos estamos rigiendo por una ley de la época del proceso y creo que no tiene sentido forzar un tratamiento hasta que no estemos mayormente de acuerdo”, remarcó.

Y aclaró que “también debe haber posturas que son difíciles de receptar, por eso hay que buscar el justo medio y entender que lo mejor es avanzar con una legislación moderna que atienda más a las garantías de los ciudadanos y que limite algunas atribuciones discrecionales de la policía”.

Ese es el objetivo de la ley”, reafirmó. Y puso como ejemplo la limitación a la detención por averiguación de antecedentes. “Creo que ese debe ser el objetivo. Inmiscuirnos o detenernos en discusiones puntuales demoraría el tratamiento integral, que es tener un nuevo paradigma. Pero bueno, nos pondremos de acuerdo con los distintos actores involucrados en derechos humanos y vinculados a la materia”, completó.

Fuente Eldiariodelapampa

Compartinos: