El oficialismo riojano celebró anoche el resultado del plebiscito que habilitaría la re-reelección del gobernador peronista Sergio Casas, al no haberse logrado el piso de rechazo del 35 por ciento del padrón, necesario para voltear la pretensión del mandatario, según lo estipulado en el artículo 84 de la Constitución provincial.

El Fiscal de Estado de La Rioja, Héctor Durán Sabas, afirmó, antes de que se difundieran cifras oficiales, que la Consulta Popular Obligatoria que se votó en la provincia fue “legítima” y anticipó el triunfo del “Sí”, lo cual habilita la reforma de la constitución provincial que le permite al peronista Casas postularse para un nuevo mandato.

La Enmienda a la Constitución riojana ya había sido aprobada en la Legislatura provincial por una mayoría oficialista de diputados y senadores, por lo que restaba esta instancia para determinar si se permitía o no la re-reelección de Casas.

La Carta magna de La Rioja impide al gobernador y al vicegobernador presentarse en un tercer período consecutivo en cualquiera de esos dos cargos y no permite el intercambio de mando entre ellos, por lo que se dispuso esta Enmienda.

La tensión por el resultado es, en síntesis, un problema de interpretación. Mientras que para el Gobierno el porcentaje obtenido no sólo no alcanza para torcer la pretensión de Casas sino que muestra un amplio respaldo de los riojanos a la propuesta, para la oposición la ecuación es exactamente opuesta.

Esa diferencia es, en rigor, la argumentación con la que los dirigentes de Cambiemos y parte del PJ anti-Casas volverán a la Corte Suprema en los próximos días.

Compartinos: