La senadora Sapag y el diputado Valdés cuestionaron las vinculaciones de Macri con funcionarios del Poder Judicial

Ambos legisladores señalaron las relaciones y contactos frecuentes del el expresidente con el procurador general de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand así como con el ministro de la Suprema Corte, Carlos Rosenkrantz, coincidentes con el funcionamiento de la «mesa judicial» que se le atribuye al gobierno de Macri y a su versión bonaerense, recientemente conocida a través de un video.

La senadora nacional Silvia Sapag (Frente de Todos-Neuquén) aseguró que «la embestida judicial contra gremialistas y sindicatos iniciada en el Gobierno de Mauricio Macri aún continúa» y se implementó para poner «en caja y quitarles derechos» a los trabajadores.

Por su parte, el diputado nacional por el FdT Eduardo Valdés criticó también a Carlos Rosenkrantz por coincidir en el barrio privado Cumelén, de Villa La Angostura, con Macri, y consideró que se trata de un hecho que «llama la atención» luego de que trascendiera el encuentro que días atrás mantuvo el expresidente con el procurador general de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand.

En ese contexto, la senadora, hija del exgobernador en cinco oportunidades de Neuquén, Felipe Sapag (fallecido) reveló que «coincidentemente (Mauricio) Macri y el juez de la Corte Suprema de Justicia Carlos Rosenkrantz coinciden sus vacaciones en el barrio privado Cumelén», de Villa la Angostura, Neuquén.

En declaraciones formuladas a la agencia Télam, la senadora neuquina se refirió a las causas de espionaje ilegal que involucran al macrismo y al video registrado en 2017, en el que funcionarios del Gobierno bonaerense y agentes de la AFI se muestran junto a empresarios de la construcción como parte de una presunta maniobra para armar causas judiciales contra sindicalistas.

«Que un ministro de Trabajo diga que ojalá tuviera la Gestapo para aniquilar a los sindicatos, o que un intendente plantee que hay que poner la bala sobre la mesa, son muestras simbólicas y gestos, casi mafiosos», dijo.

«Lo que sé es que están los dos (Macri y Rosenkrantz) en el barrio privado Cumelén de Villa la Angostura pero no me consta si se han reunido», dijo Sapag.

Estimó que «en otro momento no hubiera llamado la atención» pero «el encuentro entre ambos se da después de la foto de Macri con (Julio) Conte Grand (Procurador bonaerense)», y la revelación de ese video en el cual se discutía el armado de una mesa antisindical».

«Que un ex ministro de Trabajo (bonaerense como Marcelo Villegas) diga que ojalá tuviera la Gestapo para aniquilar a los sindicatos, o que un intendente de La Plata (Julio Garro) en funciones plantee que hay que poner la bala sobre la mesa, son todas muestras simbólicas a través de fotografías y de palabras, gestos, casi mafiosos», evaluó la legisladora.

Y en ese sentido, recordó: «Rosenkrantz que entró por decreto (firmado por el expresidente Macri) a la Corte, y tiene 80 llamas con (Fabián) Pepín Simón, el operador judicial de Cambiemos que está prófugo son dos mafiosos juntos», afirmó.

Además, Sapag cuestionó el fallo de la Corte vinculado a la conformación del Consejo de la Magistratura ordenando al Congreso que sancione en un plazo determinado una nueva ley.

«Quién se creen que son», dijo para «ordenar a otro poder del Estado lo que tienen que hacer».

Anticipó que asistirá personalmente el primero de febrero a la marcha que se realizará frente a los tribunales en Buenos Aires para reclamar la renuncia de los miembros de la Corte Suprema de Justicia.

Por su parte, el diputado Valdés insistió con sus críticas a Rosenkrantz y señaló que se enteró de la presencia de «ambos matrimonios en el mismo lugar» (por la pareja de Macri y Juliana Awada y la de Rosenkrantz con su esposa) por información de «los propios consorcistas del barrio exclusivo de Cumelén».

«Esto llama mucho la atención -agregó el diputado-. Y sucede quince días después de que apareciera una foto que sacó un colega periodista, Pablo Duggan, de Macri con Julio Conte Grand comiendo en un lugar público, ostentando poder, porque en ese momento no tuvieron ni el mínimo recato de esconderse», reprochó.

Para el legislador, «ese encuentro del Procurador General de la provincia de Buenos Aires (por Conte Grand) y el expresidente es incompatible, a la luz de las cuestiones que van saliendo a la luz» como también es «incompatible» -marcó- que «quien es el vicepresidente de la Corte (por Rosenkrantz) y tiene tantas causas por delante que involucran a Macri se encuentre con el expresidente en Cumelén para sus vacaciones».

«Es incompatible que quien es el vicepresidente de la Corte y tiene tantas causas por delante que involucran a Macri se encuentre con el expresidente en Cumelén para sus vacaciones», reiteró.

Valdés aseguró que Rosenkrantz «fue espiado doblemente por Macri, porque el juez Alejo Ramos Padilla encontró en la casa de Marcelo D’Alessio un informe sobre el estudio jurídico de Rosenkrantz y su socio (Gabriel) Bouzat» pero también hubo un «segundo espionaje de parte del grupo Súper Mario Bros (exespías de la AFI de la gestión macrista), que lo filma en un bar de Palermo».

«Esos dos hechos de espionaje sobre Rosenkrantz harían que cualquier persona no quiera compartir ningún barrio exclusivo con Macri, pero parece que a los espiados por el expresidente les agarra como un síndrome de Estocolmo y en lugar de repugnarse y repudiarlo se subordinan y lo acatan, como pasa con (Horacio Rodríguez) Larreta, (María Eugenia) Vidal y (Diego) Santilli, quienes también fueron espiados por Macri y, sin embargo, le tienen miedo en lugar de reaccionar», sentenció.