La Legislatura aprobó con 32 votos a favor, 11 en contra y 13 abstenciones una iniciativa de Horacio Rodríguez Larreta para contraer uno o más empréstitos públicos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La Legislatura sancionó con 32 votos a favor, 11 en contra y 13 abstenciones una propuesta que había sido impulsada por el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, quien había solicitado autorización para contraer uno o más empréstitos públicos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El cuerpo de diputados de la Legislatura porteña acompañó con 32 votos positivos, 11 negativos y 13 abstenciones un pedido del jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, quien había solicitado autorización para contraer uno o más empréstitos públicos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La medida fue rechazada por el FpV,FIT, BC, BP y AyL, mientras que fue acompañada por el Pro, CC ARI y CP ; mientras que Suma+, Mejor Ciudad y PS se abstuvieron.

De esta manera, el Ejecutivo porteño podrá contraer varios empréstitos con el BID por “un monto máximo de hasta 100 millones de dólares o su equivalente en pesos, otra u otras monedas, con un plazo de amortización mínimo de un 1 año”, los cuales se utilizarán para la ejecución del programa Integración Urbana e Inclusión Social y Educativa de la CABA, para la provisión de infraestructura urbana y social, desarrollo comunitario del Barrio 31 y mejora en la equidad educativa.

El financiamiento propuesto se enmarca en la contratación de uno o más empréstitos públicos con el BID, a través de la modalidad denominada Línea de Crédito Condicional para Proyectos de Inversión (CCLIP), que consiste en el desarrollo de diversos proyectos individuales. Además, según sostiene la medida “se trata de un instrumento estándar, el cual presenta como ventaja la mayor eficacia y rapidez en el proceso de preparación y aprobación de los proyectos, y esencialmente la reducción de costos del financiamiento”.

Entre los fundamentos de la norma, Rodríguez Larreta explicó que el programa de Integración se desarrolló “en el contexto de las medidas que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires propuso llevar a cabo para la mejora en las condiciones de vida en las villas y barrios más vulnerables, mediante la participación comunitaria para la generación de las condiciones de habitabilidad que permitan el desarrollo de una vida digna, plena y con igualdad de oportunidades para todos sus habitantes”.

“En este sentido, y con el objeto de promover los procesos de urbanización e integración social y urbana del Barrio 31, se prevé la ejecución de obras de infraestructura y equipamientos sociales de calidad, con destino a la construcción del Nuevo Polo de Educación, que albergará una nueva sede del Ministerio de Educación y escuelas de distintos niveles educativos”, aclaró y agregó que también se destinará al “desarrollo y mejora de los espacios públicos y la intervención en viviendas y comercios; entre otras acciones comprendidas en el mencionado programa”.

En el recinto de la sesión ordinaria del Jueves en la Legislatura Porteña, hubo varias diferencias políticas y económicas con respecto a lo que se debia hacer y si en verdad era necesario pedir prestado una suma de dinero tan alta.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Hacienda, Administración Financiera y Política Tributaria, Alejandro García, explicó que la autorización al Ejecutivo para contraer empréstitos “se debe al proyecto que tiene este Gobierno de permitirle a todos sus habitantes tener igualdad de condiciones y, además, permitirá avanzar en otro de nuestros ejes: el de la integración”.

“Estos empréstitos permitirán la construcción de 3 escuelas –un jardín, una primaria y una secundaria-, un acueducto de aproximadamente 2.9 kilómetros, trasladar el Ministerio de Educación al Barrio 31 y mejorar las fachadas y estructuras de las viviendas del lugar, entre otras cuestiones”, afirmó y consideró que “todo esto servirá para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos”.

Además, el legislador pidió que “dejemos de lado esta hipocresía política de acompañar con el sentimiento pero no con el voto; están dispuestos a sacarse fotos con los vecinos y no acompañar con políticas” y exigió que “los que votan en contra de la reurbanización que tengan la valentía de explicarles a los vecinos porque no acompañaron”.

A su turno, el presidente de Bien Común, Gustavo Vera, manifestó que “nadie puede votar en contra de una ley que busca reurbanizar una villa, pero no de esta forma” dado que “la Ciudad tiene los recursos necesarios para que se pueda reurbanizar la Villa 31 sin tener que pedir ninguna deuda, acá se están malgastando los fondos”.

“Es un disparate que a esta altura la Villa 31 no este reurbanizada, dejemos de mentirle a la gente, tenemos un presupuesto que iguala al partido de La Matanza, esto tendría que estar solucionado”, precisó y sentenció “este es un Gobierno endeudador serial, asignemos más racionalmente los recursos”.

Compartinos: