El Cuerpo Parlamentario mediante una ley habilitó la desafectación del dominio público y enajenación de inmuebles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se trata de medio centenar de propiedades, algunas de las cuales tienen varias unidades funcionales.

El Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, argumentó que “cada inmueble fue estudiado considerando su situación dominial, el origen de su afectación, la vigencia del mismo, su efectivo uso público, su estado de ocupación, su necesidad para la gestión del Gobierno, así como los costos de mantenimiento necesarios para su conservación y resguardo”.

En el Recinto la diputada Paula Villalba (VJ) como miembro informante explicó que son proyectos del Poder Ejecutivo y que la venta servirá para “llevar adelante una política de austeridad respecto al patrimonio inmobiliario de la Ciudad, a fin de evitar erogaciones innecesarias y en pos de generar fuentes de financiamiento que no comprometan el presupuesto corriente ni aumentar la carga impositiva de los contribuyentes”.

La legisladora consideró que estos bienes que “hoy son inutilizables para la Ciudad” y que estas “ventas no podrán ser utilizadas para gastos corrientes, sino que son inversiones de gasto de capital”. Leyó el artículo 2, donde se establece que los fondos “serán destinados al desarrollo de obras de infraestructura, salud, educación, seguridad, vivienda, transporte público, movilidad sustentable, ampliación de la red de subterráneos, proyectos de inversión y cultura”

Durante el debate la diputada Marta Martínez (AyL) afirmó que “se deciden privatizaciones que le dan la espalda al interés público”. Consideró que la Ciudad “trabaja para quienes han adquirido tierras” y “cada vez que se desafecta un bien público, es para hacer negocio inmobiliario”. Además, alertó que “en el terreno de Virrey Avilés, que fue donado para hacer una escuela, lo recaudado se destinará para comprar útiles escolares”, entre otras consideraciones.

Por su parte, Laura Marrone (FIT) sostuvo que “en estos remates se argumenta que los bienes van a ir para la Villa 31” y agregó que no es cierto, que “se hace para financiar Escuelas”, y analizó el destino de las más de 450 hectáreas enajenadas en los últimos 12 años. “Estos proyectos que se han presentado en estos últimos diez días son una verdadera estafa”, enfatizó.

El integrante de la primera minoría Carlos Tomada (UC) consideró que “estos proyectos son una falta de respeto”, ya que “es un texto banal y liviano”. “Este es un día en el que la Ciudad sufre una verdadera descapitalización, a pesar de los esfuerzos que demuestre lo contrario”. Afirmó que el destino de los fondos “no puede ser evaluado, ya que debemos confiar en la buena voluntad del Gobierno porteño, a la hora de manejar esos recursos”.

La propuesta del Ejecutivo se materializó mediante dos proyectos de ley -uno para enajenar los inmuebles pertenecientes al Dominio Privado de la Ciudad y otro a fin de desafectar del dominio público y enajenar a inmuebles de titularidad de la Ciudad-, fue aprobado por 42 votos afirmativos del oficialismo con sus aliados y 14 negativos.

Localizaciones

A continuación, algunas de las propiedades a vender: avenida Juan Bautista Alberdi 2345 con 10 unidades funcionales; avenida Córdoba 6196/6200, 1738/44/50 y 5652/5656/5658/5670; avenida Corrientes 3451/3453/3455 y 3436/3438; avenida Don Pedro de Mendoza 2249; avenida Federico Lacroze 3601/3607/3611/3615 con dos unidades funcionales; avenida Ingeniero Huergo 1179/1185, con dos unidades funcionales; avenida Juan Bautista Alberdi 2632; avenida La Plata 1115/1117; avenida Paseo Colón 245/255/265; avenida San Juan 250/270; Balcarce N° 1234; avenida San Pedrito 1088; avenida Santa Fe N° 4358/4364; Azul N° 593 esquina Tandil N° 3409;; Brandsen 1474 y 1481; Carbajal 4184; Chacabuco 1248/1252, con sus 6 unidades funcionales; Charlone 1553/57/59/61/63; Cochabamba 2616/2618; Curapaligüe 525; Gral. César Díaz N° 2979/2985, con 10 unidades funcionales y 2669; Gascón 921/923/927/931/933 8° «33» y Gregoria Perez 3621/3623, con dos unidades funcionales.

También inmuebles de Zabala 3654, México 1392, con 15 unidades funcionales; Miller 2751, Nicaragua 6054/6058; Perón 2640/2652 UF 4; Pringles 354; Remedios 4269/4271, tres unidades funcionales; Riglos 984, UF 4; Ruy Díaz de Guzmán 171/173, Teniente General Juan Domingo Perón 3227/3241/3263/3269/3271 y N° 2640/2652, dos unidades funcionales; Timoteo Gordillo 2212; Virrey Avilés 3188, Zuviría 3461, avenida Juan de Garay 184 y avenida General Paz en su intersección con Del Libertador.

 

Compartinos: