Ley Capitales Alternas: Los detalles del programa para federalizar la Argentina

La pasada semana, en lo que fue una extensa jornada, la Cámara de Diputados, aprobó por 178 votos El proyecto declara a «capitales alternas» a 24 ciudades por los próximos cuatro años y pretende agilizar un esquema de reuniones en las provincias entre funcionarios locales y nacionales.

Se trató de una votación reñida y repartida por los bloques: El Frente de Todos, los interbloques Federal y Unidad para el Desarrollo lo hicieron de manera positiva.

Por su parte, Juntos Por el Cambio, votó en forma fragmentada: 11 lo hicieron en contra, 36 se abstuvieron y 40 lo hicieron a favor, pese a que se habían presentado un dictamen de minoría objetando aspectos del proyecto del gobierno nacional.

Uno de los oradores, el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo González sostuvo que se trata de “una ley que descentraliza y que forma parte de la propuesta de la campaña del Frente de Todos que hicieron nuestro Presidente y nuestra Vicepresidente» y lamento que no se haya podido alcanzar un consenso con Juntos por el Cambio”.

“También se establece que el Ministerio del Interior será quien coordinará con las autoridades provinciales estas reuniones y el plan de trabajo que se llevará adelante», explicó. Además, explicó que «es fundamental que sea el Senado la Cámara de origen porque existe paridad de representación política federal” agregó.

El texto explica que esto no será un “mero alcance simbólico, sino que redundara en un reposicionamiento de las ciudades elegidas en términos de su rol en la vida política y la gestión administrativa del país”.

Apunta, además, a acercar las políticas de «descentralización y federalización» a todo el territorio nacional, para «profundizar la gestión» atendiendo las problemáticas de cada región, según indica el proyecto de ley.

Los Detalles de la Ley

En su artículo 2 propone la creación del Programa Gabinete Federal, destinado a realizar reuniones entre funcionarios nacionales, representantes de las organizaciones de la sociedad civil y autoridades locales “con el fin de identificar las demandas de la comunidad y articular las medidas necesarias para su satisfacción».

Se establece que será tarea del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, convocar reuniones de trabajo «con una periodicidad no mayor a los 30 días y considerará en forma prioritaria a las capitales alternas para definir el lugar de reunión».

Por su parte el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, coordinará «la elaboración del plan de trabajo». En tanto, los ministros y funcionarios nacionales que asistan a las reuniones, dice la propuesta, deberán llevar un registro de los temas abordados y cada uno en su competencia «elevará un informe mensual de seguimiento» a la Jefatura de Gabinete.

En otro de sus artículos, el quinto, el proyecto señala que el Ministerio del Interior tendrá a cargo «la coordinación del proceso de evaluación y selección de los organismos y entidades del Sector Público Nacional» cuyas sedes centrales «serán relocalizadas o instaladas en territorio provincial». Con ese fin, deberán tenerse en cuenta «las competencias específicas del organismo bajo análisis; las propuestas recibidas desde los Gobiernos y Legislaturas provinciales y municipales». Asimismo, intervendrá «el impacto potencial de la relocalización o instalación de la sede central o delegación del organismo, en las diferentes jurisdicciones».

Por último, deberán tenerse en cuenta además las condiciones necesarias “en términos normativos, geográficos, presupuestarios y de dotación de personal, entre otros” para la concreción de la relocalización o instalación.

Las capitales alternas  finalmente son: La Matanza y General Pueyrredón (Mar del Plata) en la provincia de Buenos Aires; Tinogasta (Catamarca), Presidencia Roque Saénz Peña (Chaco); Comodoro Rivadavia (Chubut); Río Cuarto (Córdoba); Goya (Corrientes); Concordia (Entre Ríos); Formosa (Formosa); San Pedro de Jujuy (Jujuy); General Pico (La Pampa); Chilecito (La Rioja); Guaymallén (Mendoza), Oberá (Misiones), Cutral-Có (Neuquén), San Carlos de Bariloche (Río Negro), San Ramón de la Nueva Orán (Salta); Caucete (San Juan); San Luis (San Luis); Caleta Olivia (Santa Cruz); Rosario (Santa Fe); La Banda (Santiago del Estero); Río Grande (Tierra del Fuego); Monteros (Tucumán).

Del «Proyecto Patagonia» Alfonsinista hasta hoy…

Es casi imposible evitar que, cuando se habla de “Capitales Alternas” , la memoria no evoque lo que a finales de la década del 80, el entonces presidente Ricardo Alfonsín llamó «Proyecto Patagonia».

Una iniciativa con ciertos rasgos de similitud donde se proponía  no sólo el traslado de la capital a Viedma, sino que, entre otras cosas, proyectaba la provincialización del territorio nacional de Tierra del Fuego, un plan de radicación de empresas en la zona patagónica con ventajas impositivas, la conversión de la entonces Capital Federal en provincia con el anexamiento de buena parte del Conurbano bonaerense (se llamaría Provincia del Río de la Plata) y también incluía lo que quedó algo velado en el recuerdo: una reforma constitucional.

El presidente incluso tuvo reuniones con un Consejo para la Consolidación de la Democracia, en el cual el discurso que leyó fue transmitido por Cadena Nacional. Al día siguiente viajó a Viedma y fue recibido por el entonces gobernador radical de Río Negro Osvaldo Álvarez Guerrero.

Alfonsín le entregó un anteproyecto al gobernador y después lo envió al Congreso. En ambas cámaras obtuvo aprobación. El papa Juan Pablo II visitó la ciudad del sur y fue visto como una bendición a la futura capital.

Una vez avanzado el proyecto de ley, el Gobierno creó el Ente para la Construcción de la Nueva Capital (Entecap) que estuvo a cargo del diseño de planos y maquetas.  Incluso hubo estudios económicos, de impacto ecológico, demográficos y energéticos, obras hidráulicas, edificios públicos, barrios enteros, hospitales, puentes, colegios, universidades y embajadas, todo bordeando el curso del Río Negro.

Pero la hiperinflación y el debilitamiento político de Alfonsín aceleraron el final de su presidencia y su plan de descentralizar el país. «Me tendría que haber mudado aunque sea en carpa a Viedma. Eso hubiera cambiado todo», dijo alguna vez. Recién en 2014 se derogó la ley propuesta por el presidente radical.

Ese mismo año, el entonces presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, propuso mudar la capital del país de la ciudad de Buenos Aires al norte del territorio. «Hay que volver a repensar la Argentina, repensar en el norte grande, repensar si la capital política argentina debe estar en esta ciudad o en el norte argentino» fueron sus palabras.

Meses después, Cristina Kirchner, al mando del Ejecutivo, durante un acto en Santiago del Estero, apoyó la idea de Domínguez. «Debemos empezar a repensar la ubicación de nuestra Capital Federal. Alguna vez deberíamos pensar los argentinos un diseño territorial diferente, tal vez podría ser aquí, en Santiago del Estero, la madre de ciudades», señaló en aquel momento la actual vicepresidenta la Nación.

Y recordó sus años en el sur y la propuesta de Alfonsín: «Me acuerdo cuando el presidente Alfonsín intentó trasladar la capital al Sur. Nosotros, con Néstor, salimos a apoyarlo inmediatamente. Es una idea que debemos discutir, y para los que mañana largarán encuestas no se preocupen. Miren, si hubieran encuestado si San Martín tenía que cruzar la cordillera de los Andes les hubiera dado negativo». Sin embargo, no hubo ningún avance en dirección a esa propuesta.

¿Qué dicen los Intendentes?

Enexclusivo para NCN dialogamos con algunos de los intendentes de las localidades que tuvieron el privilegio de quedar en la lista de posibles “Capitales Alternas”.

La intendenta de la ciudad de General Pico (La Pampa), Fernanda Alonso, consideró que la Argentina federal, que todas y todos necesitamos se materializa a partir de acciones como este proyecto: “es un orgullo para nuestra localidad por el impacto de la medida”, dijo.

La jefa comunal  consideró además, que «en nuestra provincia, ésta perspectiva de trabajo en territorio junto a los gobiernos locales, instituciones y vecinos, tiene una vigencia de más de 10 años incluso con una Ley Provincial de Descentralización; entendiendo que la única forma de tomar decisiones pertinentes es revalorizando a los actores locales».

“Entendemos que la descentralización de recursos y decisiones será la verdadera puesta en valor del interior, porque desde nuestra óptica de justicia social es necesario compensar estos últimos años de mirada centralista y descontextualizada de las realidades provinciales”, dijo Alonso.

 “Esperamos con muchas ansias el inicio de este programa y celebramos que Pico haya sido seleccionada, junto a las demás localidades, la Argentina Federal que todas y todos necesitamos se materializa a partir de acciones como este proyecto”.

Otros de los Intendentes que dejo su parecer fue Juan Pablo Luque, quien guía los destinos de Comodoro Rivadavia (Chubut), quien destacó que “es un enorme alago y orgullo para la ciudad, porque es un reconocimiento a su historia y sobre todo a la participación en la historia energética de Comodoro para con la Argentina”.

Recalcó que implica “potenciar la ciudad” ya que “si bien es una de la más pujantes y de trabajo, con esto ha sido bendecida desde las necesidades que tenemos en muchas cuestiones públicas. Esto nos permite tener una visibilidad que nos ayudará, no sólo a nosotros, sino a la región”.

“La presencia de un Gabinete y con los ministros trabajando y atendiendo las problemáticas concretas de una región es un tema muy importante. Podemos visibilizar cuestiones que muchas veces no son tenidas en cuenta y ayuda para luego tomar decisiones con un conocimiento mayor de lo que necesitamos” manifestó.

Por su parte, el intendente de Río Grande (Tierra del Fuego) Martín Pérez, expresó que “este proyecto, que genera equidad e igualdad de oportunidades, es el claro ejemplo del modelo de país que pretende nuestro presidente Alberto Fernández y nuestra vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner”.

En este sentido, valoró el momento de aprobación del mismo debido a que “en esta situación tan compleja que estamos atravesando es necesario que estemos todos juntos. El Presidente siempre remarcó que nadie se salva solo y que acá nadie sobra. Necesitamos de todos y todas”.

 “Busca visibilizar la riqueza y complejidad de cada provincia y, en cierta forma, reflejar la generación de riqueza y la fortaleza geopolítica que nuestra ciudad tiene para con la provincia y el país” sostuvo.

Quien también expreso su contento con la Ley fue Juan Manuel Llamosas, quien conduce la Ciudad de Rio Cuarto en Córdoba, “es una satisfacción enorme que se nos reconozca como Capital Alterna. Nos llena de orgullo por nuestra gente, nuestra instituciones y su carácter de ciudad pujante que tanto nos caracteriza”.

Recordó además al ex gobernador fallecido, Jose De la Sota, «Todo empezó con su decisión en el año 1999 de nombrar a Río Cuarto capital Alterna de la Provincia de Córdoba. Ahora, nuestra ciudad también es Capital Alterna de la Nación» aseguró.

En esta línea sumó que “será un impulso para seguir mejorando la calidad de vida de los vecinos de la región. Somos como un faro que desde el sur alumbra el progreso y el desarrollo para todos”.

 

 

Deja una respuesta