Lo que dejó la segunda clínica de Niñez, Adolescencia y Familia (Video)

El pasado sábado 3 de julio el departamento de ACIERA Niñez Adolescencia y Familia (ANAF) realizó la segunda clínica virtual de 2021, con una presencia federal que incluyó representantes de 21 provincias y visitantes de Bolivia, Uruguay y Ecuador. El desarrollo de la misma contó con casi 700 conexiones a través de la plataforma zoom, y los canales de Facebook y Youtube de la Alianza Cristiana de Iglesia Evangélicas de la República Argentina.

En esta ocasión, la temática central abordada fueron «el trabajo y la pobreza infantil». Tuvo como expositores a los pastores Ligia Wurfel y Jorge Gómez, ambos miembros del Consejo Directivo Nacional de ACIERA y el testimonio del pastor Omar Gaitán del ministerio Adulam. La clínica tuvo como moderadores a los pastores Oscar Bruno, Walter Luna y Adriana De Jure. Durante el desarrollo, además, hubo testimonios e intervenciones de varios miembros de ANAF, como Julio Bautista, Marcos Oszurko, Silvia Mariani y el pastor Franco Quiroga.

Rubén Proietti, presidente de ACIERA, señaló que “es un privilegio volver a estar juntos, encarando en esta nueva edición el trabajo y la pobreza infantil. Temas vitales y dramáticos de nuestro diario vivir”. Además de expresar los agradecimientos al personal del ministerio de lengua de señas, por la asistencia en la interpretación, y al pastor Walter Luna y el equipo de Jucum, por todo el desarrollo técnico. Como también extendió una felicitación a la mesa coordinadora de Niñez, Adolescencia y Familia, presidida por el profesor Oscar Bruno, que está compuesta por más de 30 ministerios.

Proietti señaló que “nuestro país produce alimentos para 400 millones de personas, y tiene un alto índice de pobreza infantil. Uno de cada cuatro niños come, y uno de cada diez es víctima de trabajo infantil. Números que nos muestra el grado de vulnerabilidad de nuestra nación. El objetivo de este encuentro es adquirir herramientas practicas que nos lleven a la acción ante la creciente pobreza y el aumento exponencial del trabajo infantil” (ver nota “El mensaje pertinente para hoy de Lamentaciones 2:19”).

Luego, Oscar Bruno presentó al primer exponente de la jornada al licenciado en Higiene y Seguridad en el Trabajo,Jorge Gomez, quien a lo largo de su disertación profundizó en lo que significa el trabajo infantil.

Gómez señaló que “el trabajo infantil en Argentina se incrementó exponencialmente durante la pandemia. Debemos luchar contra la invisibilización y a la vez la naturalización del trabajo infantil. La Iglesia del Señor no solo debe ser la voz profética para denunciar el trabajo infantil, que salga a la luz. Sino también preguntarse qué podemos hacer para erradicarlo. Las estadísticas a nivel global nos dicen que hay 160 millones de niños que trabajan”.

Adicionalmente Gomez presentó un video de la directora de la Organización Internacional del Trabajo en Argentina, Yukiko Arai, quien se dirigió especialmente a los participantes en esta clínica virtual de ACIERA Niñez.

En segundo término la directora de Gestión Comunitaria y Reordenamiento urbano y social de la Municipalidad de Concordia, Entre Ríos, Ligia Wurfel, se refirió a las diferentes maneras en que la iglesia puede ayudar a combatir la pobreza infantil.

“Como cristianos debemos plantarnos ante esta situación con el único mensaje: ‘que es posible sacar adelante estos chicos de la pobreza’. Porque no solo no lo ha podido hacer el asistencialismo, ni los planes de nutrición, pero sí la iglesia. Sabemos y entendemos que la fe en Jesucristo, el Evangelio de las buenas noticias, hace un cambio. Hace la diferencia. Porque a través del Evangelio se puede revertir la pobreza interior, la pobreza espiritual y se logra restituir aquellos derechos, los mas íntimos, los fundamentales como la dignidad”, señaló Wurfel.

La pastora quien además dirige el Consejo Cristiano de la Mujer afirmó que el camino a seguir es el de llevar “las buenas noticias del Evangelio a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias. Pero llevando también las herramientas para poder salir adelante de las crisis: tales como la educación, la contención, los espacios de escuela, los centros de rehabilitación para las adicciones, la ayuda al embarazo vulnerable y otras acciones que realiza la iglesia. Siempre con el mensaje del Evangelio en la mano”.

Al cierre, el pastor Omar Gaitán brindó su testimonio tras estar 45 días internado y que hoy se encuentra recuperado de COVID. Habló, además, acerca del servicio entre los marginados y asistir a los más chicos. “Siempre hay que animarse a más. Dios financia nuestros proyectos, no teman a nada” reafirmó.

 

Aciera y fuentes propias

Deja una respuesta