En sintonía con otros 300 legisladores de todo el mundo, el senador nacional por Chubut Alfredo Luenzo firmó las misivas dirigidas al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y el G20 para que se alivie la carga de la deuda externa de aquellos países en mayor vulnerabilidad social.

En ese marco, Luenzo sostuvo que «la emergencia sanitaria exige que todos los recursos del Estado se vuelquen a la protección de la salud de la población, para comprar alimentos, vacunas, equipamiento médico y al sostenimiento del circuito económico productivo del cual dependen los puestos de trabajo de la sociedad«.

Por este motivo, el chubutense aseguró que «se está necesitando una adecuación de los cronogramas y los intereses de la deuda externa a una nueva coyuntura internacional entendiendo que el mundo no es mismo a partir de esta pandemia«.

El legislador sostuvo, además, que «tal como lo plantea el Presidente Alberto Fernández, se trata de que los bonistas ganen un poco menos, que adapten las tasas de interés suculentas que le cobran a los países más necesitados para establecer un esquema de pagos real, posible y sustentable«.

Asimismo, Luenzo consideró que «es fundamental tener una visión de comunidad global para enfrentar al Coronavirus, una mirada con solidaridad, para resguardar a los sectores más desprotegidos en cada uno de nuestros países«.

Por ello, el legislador exhortó a «avanzar en un debate profundo sobre el rol de los organismos multilaterales en el marco de una crisis global y de las calificadoras de riesgo» ya que «la recetas del ajuste ya ha demostrado su rotundo fracaso«.

La carta que fue suscripta por Alfredo Luenzo junto a otros 300 legisladores. A nivel internacional fue impulsada por el senador estadounidense Bernie Sanders y la representante demócrata de Minnesota, Ilhan Omar. Allí se plantea «la suspensión temporal y el aplazamiento de la deuda» para «ayudar a estos países a priorizar plenamente la gestión rápida y sostenible» de la crisis sanitaria. Además, pide «que apoyen una emisión importante de Derechos Especiales de Giro (DEG) para brindar a los países en desarrollo un apoyo financiero urgente”.

Compartinos: