El senador nacional por Chubut Alfredo Luenzo le manifestó al Jefe de Gabinete Marcos Peña su “preocupación por el impacto de Resolución 59/2019” en materia de Cannabis medicinal debido a que la norma “establece que no se podrá realizar ninguna actividad de producción, difusión, manejo, condicionamiento e importación de cannabis sin la previa autorización del INASE”.

____________________________

En un rápido trámite, sin debate y por unanimidad, el Senado argentino convirtió en ley el uso de cannabis con fines medicinales en 2017. El texto establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y paliativo del cannabis.

Sin embargo, con la resolución 59/2019, publicada en el Boletín Oficial a principio de mes (marzo 2019), el Instituto Nacional de Semillas (Inase) se hace eco de la ley 27.350 del uso medicinal de la planta de cannabis, que delega en este ente las condiciones para la producción, por lo que estableció las condiciones para las actividades de producción, difusión, manejo y acondicionamiento en invernáculos y/o predios de seguridad de cannabis sp.

En rigor, toda autorización deberá pasar por el organismo. “No se podrá realizar ninguna actividad de producción, difusión, manejo, acondicionamiento e importación sin la previa autorización del Instituto Nacional de Semillas”, precisa su primer artículo.

En ese contexto, el senador nacional por Chubut, Alfredo Luenzo, le manifestó al Jefe de Gabinete Marcos Peña su “preocupación por el impacto de Resolución 59/2019” en materia de Cannabis medicinal.

Asimismo, le solicitó al gobierno nacional que detalle cuáles han sido los avances concretos a partir de la sanción de la ley 27.350 de Cannabis medicinal, qué cantidad de aceite se ha importado y cuántos pacientes han sido beneficiados por el cambio de normativa.

“Estamos en un punto en el que no le estamos procurando un derecho de salud a quienes lo necesitan”, le dijo Luenzo a Marcos Peña durante su informe de gestión en la cámara alta.

Asimismo, Luenzo destacó frente a Peña “las experiencias positivas en tratamientos paliativos de pacientes oncológicos o en enfermedades como VIH sida, epilepsia y anorexia, entre otras, que mediante el uso de cannabis han mejorado su calidad de vida reduciendo dolores y diferentes síntomas, y nos preocupa, alegó.

Según aseguró Peña, el Poder Ejecutivo ha realizado apertura y seguimiento de la base de datos para inscribir pacientes con epilepsia refractaria que pudieran beneficiarse con aceite de Cannabis mediante protocolos de investigación clínica y que “se está trabajando con ANMAT para facilitar el ingreso de la medicación desde el exterior por vía del RAEN (ex uso compasivo)”.

Luenzo le recordó al funcionario nacional que “hoy el Cannabis medicinal no puede comercializarse en nuestro país porque no cuenta con autorización del ANMAT” y lo exhortó a “poner en marcha distintos procesos destinados a la producción nacional del aceite de cannabis y avanzar también en el acceso al mismo de pacientes con otras patologías como Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple y otras afecciones. Tenemos una ley y no tenemos nada solucionado”.

En ese marco, Luenzo pidió avanzar en el proyecto de ley que presentó hace unas semanas para autorizar “el uso, autocultivo y posesión de semilla y flores de Cannabis” con “un fin exclusivamente medicinal o terapéutico o de investigación científica”, que busca dar respuesta al insistente de pacientes en todo el país que están enfrentando complicaciones para recibir el tratamiento.

Compartinos: