Todo esta guardado en la memoria.

Cuando llegan fechas como el 2 de abril, rememorando y celebrando la recuperación transitoria de nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas, es conveniente realizar un profundo ejercicio de memoria.
Y tanto más, si vamos a analizar las opiniones de la clase dirigente de aquel entonces, muchos de los cuales, fueron grandes protagonistas de la historia política argentina en los posteriores años de democracia.
Porque ya lo dice el apotegma: La victoria suele tener muchos padres pero la derrota es huérfana. Y desmalvinización mediante, nos quieren hacer creer que todo aquello se trato de la “aventura de un General Borracho”, y que tanto el pueblo como sus dirigentes eran ajenos a lo que sucedía. Otros, más atrevidos, quieren hacernos creer que la Guerra de Malvinas fue impopular. Y por eso creemos que este aporte que hacemos desde NCN es para coleccionar. Y de paso demostrar que Malvinas fue y es la causa más popular y la única que une a la totalidad de la Nación Argentina.
Pero que decían por entonces los dirigentes?

Abelardo Ramos, Jorge (Crónica, del 03 de abril de 1982, pág. 3): “Apoyo las acciones militares desarrolladas en el sur argentino. Ante esta decisión debe concretarse una inmediata paz con Chile… la soberanía es indivisible, por ello debe recuperarse, antes que sea tarde, la soberanía económica”.

Acuña Anzorena, Guillermo (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “A la Argentina no le quedaba otro camino para recuperar las Islas Malvinas, que el adoptado por el gobierno nacional. Creo que no es hora de grandes declaraciones. Dijimos hace muy poco que la agresión se configuraba no solo con actos concretos, sin también con conductas dilatorias que prolongaban excesivamente una respuesta a trámites de negociación diplomática. 150 años de evasivas son más que suficientes. El gobierno debe cumplir con su deber con la certeza que el pueblo cumplirá con el suyo”.

Alende, Oscar (Santa Fe, 8 de abril de 1982): “(Asistí en Malvinas a la asunción del General Menéndez como Gobernador de las islas) por la sencilla razón de que estamos atravesando una situación muy difícil, donde la unidad de los argentinos, la coherencia del frente interno, está por encima de los reclamos, por justos que estos sean. (Si hay un cambio de mentalidad en las FFAA) el tiempo lo dirá. Por el momento solo cabe resumirnos tras el objetivo de las Malvinas, único y excluyente de cualquier otro problema y debemos ganarles a los ingleses si es necesario, haciendo valer la política del aceite hirviendo”.

Alfonsín, Raúl (Bahía Blanca, 3 de abril de 1982): “La ocupación (sic) de las Malvinas es una vieja aspiración de los argentinos sin distinción de banderas políticas, que se efectúa a raíz de la permanente negativa de Gran Bretaña de reconocer nuestros derechos. El episodio pone de manifiesto que los argentinos sabemos unirnos para la defensa de las causas grandes y que estamos maduros para ser cada vez mas eficaces para colocar en el lugar que corresponde a la Argentina, en el concierto de las naciones del mundo. A esta medida debe seguir la defensa en todos los terrenos del patrimonio nacional”.

Alfonsín, Raúl (Santa Fe, 8 de abril de 1982): “La recuperación de las Islas Malvinas efectuada por nuestras FFAA constituyen un hecho admirable por la extrema delicadeza del operativo realizado por nuestros soldados. Se debe destacar el hecho que los pobladores de la isla no sufrieron ni siquiera un rasguño constituyendo en un hecho sin precedentes en acciones militares de estas características. (En tanto que) la adhesión espontánea del pueblo no supone la renuncia a la crítica. Los hombres de la democracia argentina no podemos desertar de esa responsabilidad de reivindicar nuestra soberanía, por la que hemos luchado toda nuestra vida. La opinión democrática internacional no debe confundir el juicio crítico que merece la gestión (del gobierno de facto) de un reclamo que une al país”.

Alsogaray, Alvaro (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “Cuando se cuenta con el respaldo de un derecho tan indiscutible y tan universalmente reconocido como es el de la Argentina sobre las Malvinas, todo acto tendiente a ejercerlo en su plenitud no solo esta justificado sino que es imperativo. No caben en esos casos vacilaciones ni postergaciones. Hay que actuar con firme determinación, y esto es lo que ha hecho el gobierno con la segura y entusiasta aprobación de todo el pueblo argentino. Queda por delante una difícil etapa a recorrer, pero la razón nos asiste y no hay dudas de que sabremos recorrerla. La posesión de las Malvinas e Islas del Atlántico Sur abre ahora una nueva posibilidad para un acuerdo con Chile, nuestro dominio sobre el Atlántico ya está asegurado. Por lo tanto podemos enfocar el problema desde otros ángulos. Debemos procurar ese acuerdo cuanto antes y de ahí en más, con el apoyo de los países del Cono Sur, iniciar una activa política de afirmación de derechos en los mares australes y la Antártida”.

Amadeo, Mario (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “La posición argentina ha sido perfectamente definida por nuestro gobierno y tiende a reparar una injusticia histórica que data desde hace un siglo y medio. En ese empeño, el pueblo de nuestra patria, sin excepción alguna, debe estar unido para acompañar a las autoridades en esta empresa en que está empeñada la dignidad de la soberanía de nuestra nación”.

Arauz Castex, Manuel (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “No se debe ceder en ningún terreno ante las amenazas británicas utilizando para ello y en resguardo de la soberanía, todos los elementos elegidos por quienes tienen a su cargo marcar la estrategia conducente a obtener tan grandes objetivos”.

Bidart Campos, Germán (Buenos Aires, 6 de abril de 1982): “Más allá de la coyuntura de cual haya sido el gobierno que protagonizó este episodio, es el país todo –como en la Reconquista de 1806-, el que ha estado en pie para apoyar este acto que me parece es de estricta justicia. Y se lo digo yo, que soy un hombre que ama la paz y que detesta la guerra, la violencia, la lucha, el armamentismo. En este momento, me parece que hemos cumplido con algo que nuestra dignidad exigía”.

Bittel, Delindo (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “Este hecho nos une a todos los argentinos y nos llena de alegría, porque en definitiva es la reivindicación histórica de algo que es nuestro toda la vida. Espero de aquí en más contar con la solidaridad internacional para reafirmar este hecho, lo que en derecho nos corresponde desde hace tantos años. Los argentinos a veces esas cosas que nos separan o dividen, hechos como estos, nos convoca a todos, porque es un hecho histórico”.

Bittel, Delindo (Buenos Aires, 7 de abril de 1982): “Como ciudadano argentino confío en que vamos a hacer todo lo posible para llegar a un acuerdo beneficioso para todos los argentinos. Como representante de mi partido (Partido Justicialista) fui a cumplir con un deber (asistir en Malvinas a la asunción del Gobernador Menéndez), como es el de haber estado en las Malvinas en una jornada tan trascendente como la de hoy. Como ciudadano significó para mí un alto orgullo haber podido realizar este viaje, conocer el territorio de las Islas Malvinas, estar con los soldados y comprobar, que existe un alto espíritu patriótico por parte de ellos. Los dirigentes políticos han ido a ratificar con su presencia un hecho histórico tan trascendente como es la reivindicación de ese territorio argentino”.

Benegas Lynch, Alberto (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “La posición argentina es muy sólida. La conducción de este problema ha sido y es muy acertada porque para que haya violencia, tal como están las cosas, es preciso que el gobierno de Gran Bretaña ataque convirtiéndose en agresor, y lógicamente la Argentina defenderá sus derechos con todos los medios de que dispone. Es de esperar que el gobierno británico recapacite antes de iniciar ninguna clase de hostilidad presentándose como agresor ante la opinión pública mundial”.

De la Rúa, Fernando (Buenos Aires, 7 de abril de 1982): “Mostrar que todo el país civil está también tras la misma idea (recuperación de las Islas Malvinas), fortalece mucho la imagen de Argentina en el exterior. Creo que el tiempo es importante para fortalecer la unión de los políticos y hacer que esta se cristalice en el plano de la política interna, para lograr el reestablecimiento de las instituciones y el sistema de convivencia real”.

Estévez Boero, Guillermo (La Nación del 10 de abril de 1982, pág. 4): “Reafirmamos que este acto de soberanía, será irreversible en tanto se sustente sobre una efectiva unidad nacional, vertebrada en los principios de independencia nacional, libertad y respeto a la voluntad popular. Repudiamos el intento de agresión colonialista de Inglaterra, entendiendo que la movilización del pueblo es la mejor defensa a la integridad de nuestra patria”.

Ghioldi, Américo (Buenos Aires, 9 de abril de 1982): “Al asumir el nuevo gobernador de las Islas Malvinas, se ha desplegado el sentimiento profundo de los argentinos. Todo parecía haber decaído entre nosotros, pero brotó de las profundidades el sentimiento de unión nacional, vivencia perdurable a lo largo del tiempo que nos identifica, nos define y, cuando es necesario nos determina. Ese impulso es invencible, verdaderamente popular, ha creado en los espíritus de todos los hombres y de todas las actividades sin diferencias de credo ni ideologías, una disposición nueva para encarar el problema nacional que nos ha preocupado durante las últimas décadas.
Todos queremos ahora y así lo expresaron los dirigentes políticos sin exclusiones, encarar la unión política que lleve por fin a un gobierno estable, democrático y electivo, que organice el pluralismo político social y nos proporcione nuevos hábitos con niveles de tolerancia y virtud política.
En nuestras Malvinas supimos expresar la unión de los diferentes, ahora, cuando se consolide esa unión, buscaremos nuestro gobierno, el de todos, por todos y para todos, conservando con niveles de civilización las irreprimibles deferencias que hacen al modo de ser del hombre político”.

Illia, Arturo (Viedma, 2 de abril de 1982): “(La recuperación de las Islas Malvinas) es justa e inobjetable. Todos los gobiernos argentinos en política internacional hemos sido coherentes con el tema, en lo internos hemos tenido discrepancias muy profundas, pero en política internacional la actitud de todos los gobiernos ha tenido una misma línea, una misma responsabilidad. Argentina siempre ha defendido los derechos de los pueblos americanos. Ningún argentino puede retacear la importancia y la trascendencia que tiene la actitud asumida por el gobierno nacional”.

Instituciones:
– UIA (Unión Industrial) (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “Ante la decisión argentina de recuperar el patrimonio nacional en las Islas Malvinas, la Unión Industrial Argentina, expresa públicamente su apoyo a la decisión nacional de hacer respetar la soberanía del país. Esta entidad invita a la ciudadanía en general, y a las empresas en particular, a embanderar los edificios y sus propios domicilios. En este momento histórico es imprescindible la unidad de todo el pueblo argentino y de sus instituciones representativas”.
– CGT (Confederación General del Trabajo) (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “La CGT, como lo ha hecho en todos los acontecimientos nacionales invita al pueblo argentino sin distinción de banderías políticas a hacerse presente en la Plaza de Mayo y embanderar los edificios con nuestra enseña patria como reafirmación de nuestra soberanía en las Islas Malvinas, San Pedro y Georgias del Sur. No se trata de ocupación, nuestras Fuerzas Armadas han ejercido un derecho legítimo al restituir al territorio patrio lo que nos pertenece. En esta alternativa, el Movimiento Obrero Argentino, representado por la CGT acompañará este hecho histórico declarando el día 2 de abril como día de “Júbilo Nacional”. Como consecuencia de todo lo expuesto el Consejo Directivo de la CGT se declara en sesión permanente, para que en caso de ser necesario, asumir nuestras propias responsabilidades como argentinos”.

– 62 Organizaciones Gremiales Peronistas (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “Las 62 Organizaciones no pueden permanecer indiferentes y manifiestan su total identificación con el acto soberano llevado a cabo por las Fuerzas Armadas Argentinas al reafirmar nuestro derecho soberano sobre las Islas Malvinas. Nuestras tradicionales premisas fueron siempre las que nos legó el ilustre Jefe de nuestro Movimiento, el Teniente General Juan Domingo Perón, nacido de las entrañas propias de nuestras Fuerzas Armadas y que siempre nos manifestó que primero está la Patria, después el Movimiento y por último los hombres. Convocamos a todos los compañeros a manifestar su adhesión en este día de gloria para el pueblo argentino”.
– CGT y 62 Organizaciones Gremiales Peronistas (Buenos Aires, 9 de abril de 1982): “El único gran interés de la hora no es otro que disuadir al agresor y preservar nuestro territorio y conservar la vida de nuestros hombres y la de nuestros ocasionales oponentes. Mañana vamos a demostrarle al mundo la voluntad nacional de estrechar filas contra la agresión colonialista. Vamos a expresar claramente en nuestro nombre y en el de las madres, esposas, novias e hijos de los soldados argentinos que defienden nuestro honor en una Austral Provincia Argentina, que deseamos la paz, pero una paz que nazca de nuestros derechos irrenunciables y de nuestra voluntad de ser libres y soberanos. La mejor manera de detener la tercera invasión inglesa que hoy pretende amenazarnos es demostrar que mas allá de las diferencias que nos separan está el espíritu nacional que tan hondamente late en el corazón de los trabajadores argentinos”.
– Asociación de Corredores del Turismo Carretera (Buenos Aires, 17 de abril de 1982, Agencia Telam): “Una delegación de pilotos de la Asociación de Corredores de Turismo de Carretera (ACTC) se hizo presente esta mañana frente a la Casa de Gobierno con sus automóviles de competición para expresar su adhesión a la recuperación de las Islas Malvinas por las FFAA. Entre otros corredores se encontraban los hermanos Antonio y Oscar Aventín, Roberto Mouras, Pedro y Octavio Suarez, Héctor Ríos, Juan De Benedictis, Julio Salgado y Eduardo Martínez”.

Matera, Raúl (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “Frente a la crisis en el marco internacional desatada por los actos de agresión provocados por Gran Bretaña e Irlanda del Norte, en las Islas Georgias del Sur y Puerto Stanley, en las Islas Malvinas, solo cabe el apoyo incondicional de todos los argentinos a la actitud de nuestras fuerzas armadas de ocupar las Malvinas que fueron, son y serán argentinas”.

Menem, Carlos Saúl (La Rioja, 13 de abril de 1982): “La recuperación de las Islas Malvinas es un hecho totalmente irreversible, consumado y no admite un solo paso atrás. Es totalmente favorable nuestra posición con respecto a la recuperación de las Malvinas, como lógica la reacción de Inglaterra, que en estos momentos pretende intimidarnos, para borrar parte de la humillación a que fue sometida por la reivindicación de las Islas Malvinas. Si se inclinan por el combate, hay antecedentes históricos de la primera y segunda invasión inglesa y de la Vuelta de Obligado, que son hitos en la ruta de nuestro pueblo, oponiéndose a los intentos de colonización”.

Partidos Políticos:
– Demócrata Cristiano (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “El Partido Demócrata Cristiano Argentino solicita apoyo a las organizaciones Demócrata Cristianas de América frente a la agresión británica en Islas del Atlántico Sur”.
– Partido Comunista (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “El Partido Comunista apoya decididamente la recuperación para la soberanía nacional de los territorios insulares del sur, después de 150 años de dominación imperialista de Gran Bretaña. En la Argentina, como en todo el mundo, se pone fin a un enclave colonial contra el cual siempre ha luchado el pueblo argentino”.
– FIP (Frente de Izquierda Corriente Nacional-Jorge Eneas Spilimbergo), (Buenos Aires, 3 de abril de 1982): “El FIP apoya la decisión de las fuerzas armadas argentinas de recuperar los archipiélagos australes de la usurpación británica. Dicho territorio constituye la clave de nuestra proyección antártica y de los recursos económicos del Atlántico Meridional. Es preciso ahora una enérgica acción internacional recabando el respaldo de las Naciones Unidas ante la acción descolonizadora que se ha emprendido y la solidaridad de Latinoamérica, tal como en su momento fue prestada en el caso del Canal de Panamá, en el espíritu de San Martín, Artigas y Bolívar, y a la luz de los intereses comunes y fraternales que nos vinculan con los países del área”.
– FIP (Frente de Izquierda Corriente Nacional-Jorge Eneas Spilimbergo), (Santiago del Estero, 9 de abril de 1982): “La recuperación de las Islas Malvinas es un hecho justo, legal y oportuno. En caso de un bloqueo, en buena hora, porque entonces suspenderemos los pagos a nuestros acreedores externos, y tras un corto tiempo, los bancos internacionales y los consorcios mundiales clamarán a gritos el levantamiento de esa medida para que nos den posibilidades de atender los compromisos. Ellos necesitan de esos fondos más que nosotros. El respaldo brindado por el pueblo argentino es un acto de verdadero patriotismo porque está en juego un cuestión de principios. Lo realizado en las Malvinas y las otros islas es irreversible y no admite retrocesos, porque cuando se levanta una bandera no debe ser arriada nunca, y en este caso nosotros tenemos más posibilidades de ganar que nuestros adversarios”.
– FIP (Frente de Izquierda Corriente Nacional-Jorge Eneas Spilimbergo), (Buenos Aires, 20 de abril de 1982): “El Gobierno argentino debe mantenerse firme y resistir las intimidaciones del mediador norteamericano, los imperialistas británicos y sus aliados del Mercado Común. Ningún poder extranjero puede compartir, ni mucho menos desplazar la soberanía real argentina en las Malvinas, que han sido reconquistadas al precio de la sangre”.
– UCR (Unión Cívica Radical- Antonio Trócoli), (Buenos Aires, 9 de abril de 1982): “Todo aquello que sirva para presentar un frente interno unido ante cualquier agresión externa, debe ser apoyado, apuntalado e incentivado. Esto le va a demostrar a los agresores de que no se trata de un gobierno circunstancial y mucho menos a las fuerzas armadas que en aislamiento tomaron esta decisión, sino que esta corresponde a todo el pueblo argentino. Nuestro pueblo ha colmado su paciencia en las reclamaciones por vías diplomáticas, que obviamente han resultado estériles y no por culpa nuestra, sino porque Gran Bretaña ha eludido sistemáticamente la solución pacífica del problema”.
– Partido Justicialista (La Nación del 18 de abril de 1982, pág. 10): “El país vive horas difíciles, luego de la legítima y justiciera recuperación de las islas Malvinas por las Fuerzas Armadas de la Nación… el asunto Malvinas es indudablemente prioridad uno de la Patria… unido a él, se encuentran otros cuya dimensión y naturaleza forman parte indisoluble de la propia identidad nacional… es necesaria la implementación de un verdadero plan de emergencia nacional con un cronograma efectivo y preciso, donde se establezcan en forma definitiva y tajante parámetros aseguradores de un gobierno representativo de la voluntad popular como de todos los sectores democráticos que son la razón de ser de la vida institucional en la República… ese será el mejor homenaje que se puede en estos momentos brindar a la patria, para asegurar en forma definitiva el cese de los desencuentros y la real unidad entre todos los argentinos (…) Debe pues sin más trámite, el gobierno militar que rige los destinos actuales del país, hacer cesar toda medida que implique una excepcionalidad jurídica y la vuelta a la instituciones de la Constitución, la participación efectiva de la soberanía del pueblo en las decisiones de la Nación, y de las fuerzas políticas en las medidas que se dicten y que afectan sin lugar a dudas a todos los intereses nacionales”.

Personalidades (17 de abril de 1982): “Los abajo firmantes adhieren a la recuperación de las Islas Malvinas y exhortan a los pueblos del mundo para que se compenetren de la justicia de la acción cumplida, la que ha terminado, en base a título indiscutibles, con un enclave colonialista en América del Sur”. (Firman: Doctor Federico Leloir; la actriz Eva Franco, el cómico Luis Landriscina, la cantante Susana Rinaldi; los escritores Félix Luna y Marco Denevi; los compositores Ariel Ramírez y Astor Piazolla; el pianista Bruno Gelber; los ex cancilleres Mario Amadeo y Miguel Zavala Ortiz; los cirujanos Pedro Cossio, Raúl Matera y René Favaloro; el presidente de la AFA, Julio Grondona; los académicos Libero Badii, Raúl Soldi, Glorindo Testa, Germán Bidart Campos, Margarita Arguas y Ari Brizzi; los deportistas Roberto De Vicenzo, Juan Manuel Fangio, Sergio Víctor Palma, Oscar Alfredo Gálvez y Enrique Mansilla y el DT del seleccionado nacional de fútbol, César Menotti; el empresario Carlos Lectoure; los presidentes de todas las academias argentinas; los rectores de las universidades nacionales y privadas; el presidente del ACA; la asociación argentina de actores; la sociedad argentina de escritores; y la Sra. Amalia Lacroze de Fortabat”.

Sábato, Ernesto (Buenos Aires, 18 de abril de 1982): “El problema de las Malvinas está por encima de cualquier discrepancia de política interior. Esto no es la lucha de una democracia contra una dictadura militar, como algunos han dicho, es la lucha de un Imperio contra un pueblo entero. Esto ha sido el resultado de una vieja pasión por la soberanía contra cualquier imperio, la misma que en 1806 y 1807 echó con viejas armas de fuego y aceite hirviendo a las tropas de elite del Imperio Británico”.

Triaca, Jorge Alberto (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “Lo relativo a la soberanía en las Islas del Atlántico Sur, interesa a todos los argentinos y el pueblo tendrá que ser el principal partícipe en cualquier acción que se decida, para lo cual es necesario que todos los sectores de la comunidad estén lo suficientemente informados de lo que ocurre”.

Vanoli, Enrique (Buenos Aires, 2 de abril de 1982): “La soberanía Argentina sobre las islas usurpadas por los ingleses es irrenunciable, y ya es hora de que se produzca una definición lo antes posible, en especial frente a la crisis que desató Gran Bretaña”.

Zavala Ortiz (UCR), (Crónica, 3 de abril de 1982): Manifestaba su solidaridad y absoluta adhesión a las medidas y pasos seguidos por la diplomacia argentina; Francisco Rabanal (UCR) declaraba que “el episodio que vivimos fue anhelado por varias generaciones de argentinos…”. Análogamente se expresaban Oscar Alende (Partido Intransigente), Rafael Martínez Raymonda (Partido Demócrata Progresista), y Deolindo Bittel (Partido Justicialista). También señalaron su adhesión los dirigentes Acuña Anzorena, Ricardo Balestra, Mario Amadeo y Oscar Camilión.

Federico Gaston Addisi (Escritor. Historiador).

Compartinos: