Marcha, Acto y Misa: así será la jornada que el oficialismo prepara en apoyo a Cristina Fernández

Tras cumplirse una semana del atentado que sufrió en la puerta de su domicilio la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, desde el Frente de Todos convocaron a un marcha este sábado, con una misa en la Basílica de Luján a la que concurrirán ministros y dirigentes del Frente de Todos. También se prevé un acto en Parque Lezama.

“El pueblo cuida a Cristina. Cristina cuida al pueblo. Este sábado a las 15 horas. Todos a Parque Lezama”, esbozaba el posteo oficialista en las redes sociales. De esta forma, buscan repetir el movimiento que se dio el sábado pasado tras el ataque de Fernando Sabag Montiel contra la presidenta del Senado.

Hasta el momento, la investigación del hecho cuenta con dos detenidos. El principal de ellos es el autor del ataque, Fernando Sabag Montiel, quien intentó disparar el arma en la cabeza de Cristina Kirchner y fue imputado por tentativa de homicidio. La segunda persona detenida es Brenda Uliarte, novia del atacante que participó de la planificación del hecho.

La movilización organizada para este 10 de septiembre había sido prevista para distintas fechas previas, las cuales fueron pospuestas por los hechos que fueron ocurriendo en los alrededores de Juncal y Uruguay, donde está ubicado el departamento de Cristina Kirchner. En principio, fue convocada para el 27 de agosto con la intención de ir “contra el pelotón de fusilamiento mediático y judicial”, tras el pedido de condena de 12 años que solicitaron Diego Luciani y Sergio Mola.

Esa misma movilización, convocada por el núcleo duro del kirchnerismo, se trasladó a las inmediaciones de la casa de la vicepresidenta. Esta vez en forma de protesta contra las vallas que colocó la Policía de la Ciudad, en pos de la seguridad de Cristina Kirchner y los vecinos que viven en la zona.

De la misma forma, alegando la existencia de lawfare y tildado al pedido de condena como “persecución judicial”, la militancia realizó otra convocatoria en Merlo, donde el acto iba a ser encabezado por la vicepresidenta Cristina Kirchner. El mismo fue suspendido finalmente por el intento de magnicidio, que desembocó en otra marcha en Plaza de Mayo con la intención de repudiar lo sucedido.

En este sentido vale aclaar, como antició NCN, que desde la oposición no participarán de la misa y, aunque hay diferencias internas, aseguran que el llamado al diálogo es una nueva “trampa” del oficialismo.