El diputado de Consenso Federal Marco Lavagna confirmó que asumirá al frente del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) en el Gobierno del presidente electo Alberto Fernández, y anticipó que su gestión estará enfocada en «fortalecer» al organismo «generando confiabilidad y reconocimiento nacional e internacional».

A poco más de 10 días del traspaso de mando, el legislador -hijo del ex candidato presidencial Roberto Lavagna- dijo al respecto: «Agradezco la convocatoria hecha por Alberto Fernández para estar al frente del Indec».

Y agregó: «En este nuevo desafío vamos a trabajar para fortalecer a este instituto de altísima calidad, generando confiabilidad y reconocimiento nacional e internacional», enfatizó.

Además, Lavagna reconoció al director saliente del organismo, Jorge Todesca, por haber concretado el objetivo de alcanzar la «confiabilidad y la rigurosidad técnica del instituto, donde contó con el esfuerzo y dedicación de todo el personal que trabaja en el organismo en la tarea».

Como había anticipado ayer esta agencia, el desembarco de Marco Lavagna como titular del Indec mantiene la expectativa sobre la posibilidad de que su padre termine cediendo a la propuesta de integrar, al menos como asesor, el gabinete de Fernández.

Igualmente, esta mañana 27/11, el diputado Lavagna volvió a confirmar su nuevo lugar a partir del 10 de diciembre: «Hubo un ofrecimiento y una convocatoria que me hizo Alberto Fernández para hacerme cargo del INDEC. Le agradecí y le dije que sí», explicó en una entrevista radial.

«Él quería tener a cargo a alguien que no sea del espacio político que lo llevó a la presidencia, con una impronta técnica para darle transparencia a las estadísticas y para fortalecer la independencia del instituto», detalló.

El diputado negó, además que su padre, Roberto Lavagna, pudiera integrar el gabinete de Fernández. «No lo veo. Él ya lo ha dicho públicamente. (Está) a disposición para colaborar desde diferentes espacios y desde Consenso Federal, que fue armado con Juan Manuel Urtubey», afirmó.

Consultado sobre el contexto económico y de cuánto será la inflación para el año que viene, aseguró: «El efecto arrastre no es menos de 25 o 30 puntos. Con lo cual, es posible que se de una inflación de entre 35 y 40 por ciento. Depende del tipo de cambio y de cómo salga la reestructuración de la deuda, pero cerca al 40 puede llegar a estar. Esperemos que sea menos», aseveró.

Compartinos: